“Piensa, Aliméntate y Ahorra”

Es la campaña del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, donde se incluyen noticias, datos, materiales de difusión y cifras que sensibilizan frente a nuestras acciones y las repercusiones que estás puedan tener en el entorno, específicamente desde los alimentos que consumimos. Te invitamos a conocer más en este post.

A través de la página de PNUMA -Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente- se puede encontrar información que invita a conscientizar sobre la gran cantidad de comida que se desperdicia en el mundo y cómo esta genera contaminación en el ambiente.

En un post reciente, contábamos a fondo sobre esta campaña “Piensa, Aliméntate y Ahorra”, que las Naciones Unidas ha querido promover con el fin de buscar salidas a un problema que se acrecienta, otorgando alternativas que acercan éstos hechos a las personas, para que seamos todos y todas quienes tomemos la sartén por el mango y nos hagamos cargo de lo que consumimos. Si bien el día del medio ambiente es hoy, PNUMA sugiere que las acciones y cambio de hábito sean una constante durante todo el año, y que estas acciones repercutan para que los cambios ocurran.

Para seguir buscando espacios y consciencia frente a la temática, dejamos algunos datos que valen la pena repensar:

  • Cada año se producen desembarques de entre 100 y 130 toneladas de pescado, de los cuales 30 millones de toneladas son descartados.
  • Los consumidores de los países ricos malgastan prácticamente la misma cantidad de comida (222 millones de toneladas) que la producción neta de alimentos del África Subsahariana (230 millones de toneladas).
  • La pérdida y desperdicio de alimentos suponen además un importante gasto de agua, tierra, trabajo y capital que inevitablemente favorece el efecto invernadero y por tanto, el calentamiento global y el cambio climático.
  • En países en vías de desarrollo, la mayor parte de los desechos y pérdidas se producen en la primera fase de la producción, estos podrían ser controlados con técnicas de gestión y financieras que mejoren el almacenamiento y conservación de los alimentos. Reforzar ese proceso a través de la ayuda a granjeros, inversiones en infraestructuras y transporte ayudaría a reducir los alimentos que se pierden y se desechan.
  • En Estados Unidos se desechan cada año un 30% de todos los alimentos producidos, lo que supone un valor de 48,3 billones de dólares (32,5 billones de euros). Se calcula que la mitad del agua empleada para la producción de esos alimentos también es desperdiciada. (Jones, 2004 cited in Lundqvist et al., 2008).
Estos datos y más podrás encontrar en el sitio web de la campaña que desde ya les invitamos a conocer y promover dentro de su comunidad.
Las buenas acciones se deben replicar.
Fuente: UNEP
Foto: UNEP