Alimentos envasados en plásticos: ¿peligroso?

¿Conoces cuáles son los plásticos asociados a la comida y bebida que obtenemos del mercado? Envolturas y envases que podrían afectar nuestra salud. Entérate acá.

¿Se ha preguntado que tan peligroso podría ser el plástico que cubre sus alimentos? Muchas de las comidas y bebidas que consumimos a diario vienen en plásticos, como envolturas, botellas o recipientes. Desde el sitio ehowenespañol.com nos cuentan cuáles son los tipos de plásticos que se cruzan con lo que consumimos y qué tan dañino podría ser. Estar informados/as es nuestro deber  y así conocer más de cerca lo que podría traer problemas a la salud.

Uno de los plásticos presentes en los contenedores para bebidas no alcohólicas, agua y jugos , además de recipientes para ensaladas y frascos de mantequilla de maní es conocido como tereftalato de polietileno PET o PETE. Uno de sus componentes es es un producto químico conocido como trióxido de antimonio, el cual al ser manejado por los trabajadores por periodos largos de tiempo podría ocasionar irritaciones en su piel y las vías respiratorias.

Otro síntoma del daño en su manipulación afecta directamente a las trabajadoras, en quienes aumenta en número los casos de aborto espontáneo y problemas menstruales. Se incluye, además, problemas reproductivos y de hígados, asociados a un posible cáncer. Nada de buenas noticias con el plástico PET.

Por otro lado, existe el cloruro de polivinilo, conocido también como PVC, que contiene una sustancia química tóxica llamada ftalatos.  Según la publicación de Life Without Plastic este plástico ha sido definido como uno de los más peligrosos actualmente creados. Éste se utiliza en el empaque transparente de alimentos, los frascos de mantequilla de maní y los contenedores de aceite para cocinar.

Dependiendo del ablandador o plastificante usado, el PVC actúa como un interruptor endocrino imitando la hormona femenina estrógeno, que puede causar ciertos tipos de cáncer, relacionándose, además, con alergias y el asma en niños; se asocia también con alergias, pudiendo ser un agente negativo al riñón, el hígado, el bazo, el peso corporal y la formación de los huesos.

Como se puede leer, en los y las trabajadoras que les manipularon y en nosotros que consumimos bebidas y comidas que vienen envasadas en estos plásticos, los beneficios son los menos. Su toxicidad podría llegar a ser alta y las consecuencias acá contenidas no provoca ninguna confianza al consumo, y más importante aún, a la salud.

Fuente: E How en Español

Foto: cfabry (cc Flickr)