Deja de fumar con la ayuda de estos alimentos

En el Día Internacional sin Tabaco te invitamos a reflexionar sobre este hábito y poner atención en los alimentos que serán aliados durante este desafío.

La OMS -Organización Mundial de la Salud- conmemora cada 31 de mayo el Día sin Tabaco,  una jornada en la que se recuerda los estragos que causa esta adicción,  no sólo en los y las fumadoras, porque este mal hábito crece como la mala hierba, y a pesar de los esfuerzos por lograr espacios libres de humo, aún se considera un grave problema de salud pública. ¿Qué hacer?

Evitar esas bebidas y alimentos que se asocian al consumo de cigarrillos ya que potencian su sabor, como el café y el alcohol. Este hábito, que tiene mucho de “social”, es el que envuelve a las personas mientras conversan un café o una cerveza. Simple, porque está ese cigarrito después de comer o “para no engordar”; en fin, una serie de mitos que han provocado miedo al acto, y decisión, de dejar de fumar.

Piénsalo, dejar este hábito te ayudará para recuperar el gusto por la comida, eliminar la ansiedad por ingerir algunos alimentos y, lo más importante, volver a un buena salud y dejar de cansarte por todo.

¡Acción!

Las primeras semanas luego de esta importante decisión es importante que consumas alimentos que sean desagradables combinados con cigarrillo, cortando el deseo de encender uno. Algunos ejemplos de éstos son:

-Evitar cocinar con fritos y grasas; cámbialo por la plancha, ensaladas o hervidos.

-Mucha vitamina B, porque aumenta la eliminación de nicotina del organismo. Una opción es tomar germen de trigo y levadura de cerveza.

-Espinacas, tomates, pimientos y hortalizas, porque son antioxidantes y depurativas, ideal para el plan maestro anti-tabaco, sumando que son una rica fuente de vitamina C que te ayudarán en este proceso.

-Pone atención en consumir abundante fibra que te beneficiará con algún problema de estreñimiento que se pudiera desencadenar por abandonar el tabaco.

Agua, bebe mucha, ojalá los dos litros diarios. Limpiará tu organismo y te dejará un sabor diferente en la boca, evitando así los deseos de fumar.

Al principio costará un poco, pero con el tiempo notarás diferencias positivas en tu organismo, el ánimo y el bolsillo (¿ya sumaste cuánto dinero quemaste este mes?).

Arriésgate y no pierdas el interés.  Recuerda consumir alimentos sanos diversos y tener a la mano algunos para cuando aparezcan esos deseos incontrolables de fumar. ¿Se puede? Sí, es cosa de atreverse.

Fuente: El Mundo  – Consumer

Foto: vicisanti (cc Flickr)