Come pollo y protege a tu bebé

Es importante que las mamás vean a este alimento como un aliado fundamental en el desarrollo saludable de sus futuros hijos.

Todos sabemos la gran relevancia que tiene la alimentación durante la vida de una persona,  pero es más importante aún en el período de gestación.  Durante esta etapa es vital obtener la cantidad necesaria de proteínas, minerales y vitaminas esenciales para un desarrollo saludable de tu bebé.

¿Vas a ser mamá pronto? Atención porque en Sabrosía te contaremos en detalle los beneficios de comer carne de pollo durante la época de gestación. Así que mucha atención con las siguientes razones:

Es un alimento rico en proteínas

Sus proteínas son consideradas de alto valor biológico por su riqueza en aminoácidos, como la alanina, arginina, glicina, isoleucina, leucina, lisina y valina. Estas son la materia prima de las células de la futura mamá y del propio feto.

Te contamos que el pollo aporta 20 gramos de proteínas por cada 100 gramos sin piel, por lo que lo recomendable es que consumas  70 gramos diarios.

Tiene un alto contenido en hierro y selenio

El hierro es un mineral muy importante para evitar y prevenir la fatiga, un trastorno muy usual durante el primer trimestre de embarazo.  La carencia de este  mineral puede ser una de las causales de anemia en las madres, lo que disminuye su producción de hemoglobina, que lleva el oxígeno a las células.

Este es uno de los minerales que más presentes se encuentran en la carne de pollo y el bebé comienza a acumularlo desde el primer semestre de vida fetal. De hecho, 100 gramos de pollo aportan 0,38 mg. de hierro y la cantidad recomendada es de 30 mg diarios.

Por otra parte, el selenio es fundamental para eliminar metales tóxicos  que son perjudiciales para el  feto. Debes saber que una carencia importante de este elemento podría aumentar los riesgos de mortalidad en el posparto, ya que es un período de rápido crecimiento cerebral.

Es una gran fuente de vitaminas

La carne de pollo tiene un alto contenido en vitaminas del complejo B, y uno especialmente importante es el ácido fólico, ya que tiene un papel fundamental en la  producción de tejidos y de los órganos de tu bebé. Posee además vitaminas B1, B2, B3 y B6.

El pollo es un alimento recomendado además porque, al ser una carne magra, tiene una menor cantidad de grasa y es fácil de digerir.

Así que mamás: ¡incluyan el pollo en su dieta y se estarán protegiendo ustedes mismas y a sus futuros hijos!

Fuente: Naturpeques

Foto: simonnpowell (Flickr cc)