Legumbres, cómo elegirlas y prepararlas

En todas las estaciones del año, las legumbres son bienvenidas. En ensaladas, en sopas, en cremas. Lo importante es saber elegirlas y cocinarlas para que siempre sean un beneficio a nuestra salud.

Son las semillas de las plantas que tienen el fruto en vaina y se consumen después de dejarlas secar. Estas son las lentejas, garbanzos y porotos. Cuando se comen verdes se denominan hortalizas.

Son ricas en proteínas y presentan las ventajas de un alto contenido en fibra , siendo un gran plato cuando queremos estar satisfechos rápidamente. Además tiene bajo contenido en grasa y , al igual que las frutas y verduras, contienen fibras que actúan como si barrieran el intestino, acelerando el paso del alimento, previniendo así uno de los males más famosos, e industrializados: el estreñimiento.

Las legumbres se comen cocidas y conviene remojarlas unas 6 u 8 horas antes de ponerlas al fuego y hacer maravillas con ellas.

Cuando desee comprarlas en algún mercado o feria, se debe fijar en elegir las limpias, sin piedras, con la piel notablemente sana y exentas del ataque de gusanos. Éstas, al ponerlas en remojo, habrá que desechar aquellas que flotan, ya que es indicio de que fueron atacadas por gusanos.

En todas las estaciones del año, las legumbres son bienvenidas. En ensaladas, en sopas, en cremas. Lo importante es saber elegirlas y cocinarlas para que siempre sean un beneficio a nuestra salud.

Foto: procsilas (cc Flickr)