Batidos de Baobab para el desayuno, ¿por qué no?

Las propiedades de los árboles africanos podrían ser un poderoso antídoto ante la desnutrición de niños y niñas, porcentaje que en el sector rural más pobre llega al 40%.

Tal como lee. Malcom Riley, es un chef radicado en Reino Unido, pero de origen zambiano, quien ha dado a conocer las propiedades nutricionales que se pueden encontrar en los recursos de árboles africanos.

Si bien se trata de un manjar para los consumidores con mayor poder adquisitivo, también podría prevenir la desnutrición cuando hay tiempo de hambruna.

Según la publicación del sitio web informativo de la BBC, en la región de Sahel -zona que se extiende en el norte de África entre el océano Atlántico y el mar Rojo- la sequía es una realidad que se vive año tras año, pero árboles como el baobab y la moringa, sobreviven a estos estados.

En un orfanato de la localidad de Sanguié, los niños y niñas, consumen sopas con hojas de moringa, las cuáles, entre sus propiedades, se encuentran ser ricas en vitamina A, B y C. Otro dato importante: 100 gramos de esta hoja del “árbol del paraíso” contiene 10 veces más calcio que la misma cantidad de leche.

Sabores únicos

Una mujer de Bangmiogo, Aicha Oudrago, habla para la BBC y señala cómo junto a otras mujeres van en búsqueda de hojas de baobab. “Después las combinamos con harina para hacer cuscús. También cocinamos las semillas, las hervimos en agua caliente, como si fueran guisantes verdes”, cuenta al sitio informativo.

Cuando hay sequía, la población depende en un 80% a 90% de los recursos de los árboles. Cuando llueve se hace manteca de karité y, cuando maduran, se alimentan de los frutos llamados dawadawa.

Para conocer los beneficios de éstos árboles existe una fundación que se encarga de informar a la comunidad sobre las propiedades y, de esta forma, hacer frente a los tiempos se escasez. Yacouba Ouedrago es el director regional de esta institución denominada Tree Aid, quienes advierten a la población sobre datos como que el baobab en el interior es seco, contiene un 0,3% de humedad y su contenido es muy similar a los terrones de azúcar, el cual al ser tamizado pasa a ser un polvo de un sabor muy particular.

Por otro lado, las hojas de moringa hechas polvo, según señala el chef Riley, tiene un alto contenido de pectina, que aporta espesura a las preparaciones. Además, al usarlas ahumadas, estas hojas combinan bien con tomates, cebollas y sal.

“Se pueden hacer batidos estupendos con un poco de baobab en polvo, jugo de manzana, yogur natural y un puñado de arándanos”, agrega Riley.

En la búsqueda de alimentación nutritiva, y en condiciones de sobrevivencia como las que vive parte de la población africana, reconocer el valor que pueden entregar estos árboles es fundamental para el desarrollo alimenticio, especialmente en niños y niñas.

Fuente: BBC

Foto: c_baltrusch (cc Flickr)