Insectos para combatir el hambre

“Garzón, un platillo de saltamontes, por favor”. La FAO propone consumir insectos para así sostener la hambruna que pudiera afectar en unos años más.

A simple lectura no parece ser una buena oferta para miles de occidentales que no están habituados a comer escarabajos, hormigas u otro insecto como plato de fondo.

Según una publicación realizada en el sitio abc.es, la FAO (Organización Mundial para la Agricultura) publicó un documento en el que proponen un mayor consumo de insectos para la población mundial con el fin de buscar alternativas viables frente al crecimiento constante de personas, que al año 2015 podrían llegar a los nueve mil millones de habitantes. ¿Qué comería toda esta gente?

Ante esto, la nombrada organización advierte que al tener un mar demasiado explotado, un cambio climático en constante movimiento, y la idea de aumentar los predios cultivables tampoco es alternativa, la incorporación de insectos en la dieta alimenticia se impone incluso como una manera de limitar el uso de pesticidas en la agricultura  y una opción ante el aumento de casos de obesidad en el mundo.

Nada raro para algunos

Según abc.es, los insectos hace rato que son parte de la alimentación de millones de personas en lugares como África, Asia y América donde comen -lea bien- más de 1.500 especies. Entre las más consumidas están:escarabajos (31 %), orugas (18 %), abejas y hormigas (14 %); saltamontes, langostas y grillos (13 %), libélulas (3%), moscas (2%) y cigarras.

Según expertos, se trata de hacer un trabajo de joyería en cuanto a marketing, logrando que personas que nunca han comido insectos lo asocien a su dieta.

Ahora habrá que esperar de qué forma se valoriza esta opción alimenticia que la FAO está impulsando y así poder alimentar a tanto ser humano que andará por la tierra en unos cuantos años más.

Fuente: ABC.ES

Foto: Zulemaerica (cc Flickr)