Mamá sana: Alimentos que cuidan de ti

Mamá: En este día especial queremos decir cuánto te amamos y deseamos lo mejor del mundo para ti…¡y una muy buena salud!

Por estos días sólo queremos regalonearla, hacerle ricas comidas, prepararle un fantástico postre y decirle cuánto la queremos. Pero hay que poner atención en la salud de mamá y contarle cuáles son las bebidas y alimentos que van de la mano con su bienestar. Incluso para aquellas que están en proceso de ser madres y que necesitan fuerza y salud para comenzar esta nueva vida. Como siempre, la información es clave para poder elegir su alimentación de manera estratégica y mantenerse cada día más radiante. Por todo esto, este post es para ellas. ¡Feliz buena salud, mamá!

Bebe más agua

Las que ya son madres lo saben. La lactancia es una de las formas más rápidas de deshidratación. Para poder seguir produciendo leche para el bebé, y no perder elasticidad por ello, recomendamos aumentar la cantidad de agua que bebes en el día y así ayudar en dos proceso de tu cuerpo al mismo tiempo. No olvides esos alimentos que ya tiene agüita, como las frutas y verduras crudas.

¡Omega 3!, ¿dónde estás?

En otros post ya hemos hablado de este  noble aceite, y una vez más es el momento de darle el protagonismo que merece. Está en el pescado, el huevo, las nueces, la linaza…en fin, está a la mano para que lo incluyas en tu alimentación y te puedas sentir mejor.

Proteínas por kilos

Indiscutible, los alimentos ricos en proteínas son esenciales para una salud integral. La serotonina es un neurotransmisor que tiene un efecto calmante en el cerebro y que se puede encontrar en alimentos como el pescado, carnes magras, productos lácteos, soja, entre otros.

Naranjas y arándanos

Alternativas fáciles y nutritivas. Porque ambas actúan en el cuerpo como antioxidante y entregan una alta dosis de vitamina C,  lo que mantendrá tus niveles de energía altos y con capacidad para todo lo que conlleva ser mamá.

Uno de los consejos claves que recomienda la revista digital, ehowenespanol.com, es ser regular en cuanto a la ingesta de estos alimentos. Claro, no vale que cuando te acuerdes vayas por agua, o que tomes un fruto seco una vez a la semana “porque recordaste lo bien que te hacen”. “El bebé no espera”, se puede leer en un párrafo de la publicación. Nada más cierto para que no te dejes de lado y fortalezcas tu salud para ti y el bebé.

Fuente: E How en Español

Foto: Rosapolis (cc Flickr)