Comer, ¿puede ser una obsesión?

¿Se puede ser adicto a la comida? ¿Cuál es la relación que tienes con tus alimentos? Una investigación de la BBC nos da algunas luces de lo que se podría llamar una nueva adicción más allá de un trastorno alimenticio.

Tal como si fuera una adicción al tabaco o al alcohol, comer para muchos es una actividad que va más allá de disfrutar, pasan el punto de la adicción.

Según una investigación realizada por la BBC, expertos señalan que los primeros indicios de una posible  enfermedad es el síndrome del atracón, cuando los afectados sienten deseos repentinos de ingerir comida de forma descontrolada, continuamente.  La investigación advierte que este síndrome tiene como efecto secundario la obesidad, aclarando que de alguna forma todos y todas en un minuto nos declaramos adictos al chocolate o al café, por ejemplo, en una medida “que controlamos”; en cambio, quienes padecen del “atracón”, son dominados por su estado llevándoles a desordenes alimenticios que pueden incluso derivar en un daño psicológico.

A a la hora de hablar sobre cómo tratarlo, se produce una discusión, ya que hay quienes señalan que definir el trastorno como adicción influye en el paciente y hace que éste no se haga responsable de sus actos, de la acción que realiza, por tanto se aleja y la situación empeora.

El texto menciona una agrupación denominada Comedores Compulsivos Anónimos -sí, cómo alcohólicos anónimos- y realizan reuniones confidenciales asignando un mentor quién propone un programa estructurado, que al seguirlo paso a paso, cambiaría la conducta negativa hacia la comida. El fin de este punto es: si bien es imposible que no coma, se puede abstener de comer “por atracones”.

Una de las líneas a seguir es establecer un régimen en el que se privilegie la sana alimentación, dejando de lado alimentos que podrían entorpecer el tratamiento, como el trigo y los chocolates.

El acto de comer, de preparar un alimento, de compartir éste, tiene un toque de disfrute, de emoción, que llevado al extremo -como muchas cosas- puede ocasionar un problema mayor.

Fuente: BBC