Sobre otros panes amasados

Incluir otros ingredientes al clásico pan amasado puede transformarse en una exquisita aventura de sabor

Hacer pan es un arte. Desplegar los ingredientes en la cocina y comenzar la preparación puede invitar, a los más aventureros, a incluir otros elementos que antes no se habían pensado. Dos de estas alternativas son el ajo y la cebolla, ¡y qué mejor que hacerlo en casa! 

Las dos variantes de pan pueden ser la compañía perfecta en comidas y agregados como tomate y salsas que potenciarán el sabor y la textura.

Vamos primero con el Pan de Ajo, ¿qué necesitamos?

  • 500 grs. de Harina
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de sal
  • 4 dientes de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 vaso y 1/2 de agua tibia
  • 1 cucharadita de orégano

Pasos a seguir…

1.- Picar el ajo en pequeños trozos

2.-En un bol mezclar la harina, el aceite, el orégano, la sal y el agua. Amasar con la mano.

3.-Cuando la masa esté más dura incorporamos la levadura

4.-Luego nos queda amasar con la mano con mucha fuerza (aproveche de prender el horno para que esté a una temperatura adecuada a la hora de introducir la masa)

5.- Seguimos e incorporamos el ajo, amasando para que se distribuya por toda la masa

6.- Terminada esta parte, la cubrimos con un paño y la dejamos reposar unos 30 minutos

7.- Preparar los panes e incorporar al horno a una temperatura de 180ºC. Se hornea durante 15-20 minutos y se sube la temperatura a  190ºC. Luego, dejamos hornear 30 minutos más (verificar la masa y dar vuelta cuando esté dorado por un lado).

Pan de Cebolla

El sabor, el color y el aroma hará de esta preparación la favorita. ¿No me cree? Pues inténtelo.

INGREDIENTES 

  • 500 grs. de Harina
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cebolla grande
  • 15 gr de mantequilla
  • 1 vaso y 1/2 de agua tibia
  • 50 ml de aceite de oliva
¿Cómo lo hago? ¡Fácil!
  1. Primero, y lo más importante, picar la cebolla finamente y sofreír con la mantequilla. ¡ojo!, no dorarla. La idea es pasar la cebolla por fuego y suavizar su sabor. Dejamos enfriar.
  2. Juntamos los ingredientes: harina, sal, aceite, levadura; incorporamos la cebolla fría y el agua, que nos servirá para ir mezclando de mejor forma todos los elementos.
  3. Precalentar el horno (muy importante).
  4. Amasar, aplicar fuerza y ñeque.
  5. Luego de esto, dejar reposar.
  6. Haga formas a gusto y decore con un tenedor o cuchillo en la superficie de la masa.
  7. Introducir en el horno a 180ºC. Fijarse en que se dore por lado y lado y darlo vuelta cuando sea necesario.

Como ves, ambas preparaciones varían en la incorporación de los ingredientes, pero en sí cambia sólo ” la novedad”, en este caso el ajo y la cebolla.  Prueba y busca la forma que más se acomode a tus habilidades en la cocina. Ambas recetas son para 4 a 6 personas, ideal para invitar a los amigos o sorprender a la familia.

Fuente: Directo al PaladarCanal Cocina