Sidrerías tradicionales: Barkaiztegi

Hoy Ana nos lleva de restaurantes por el norte… esperamos que lo disfrutéis casi tanto como ella.

¡Hola a todos! Espero que hayáis pasado unos muy buenos y relajados días de vacaciones de Semana Santa. Yo he aprovechado para ir al Norte, y más concretamente Guipúzcoa, un autentico paraíso gastronómico.

Para los que no lo sepáis, en el País Vasco cada año a mediados de enero se anuncia el inicio de la temporada de la sidra que dura hasta finales de abril. Durante esta temporada las sidrerías o sagardotegias abren sus puertas, no solo para ofrecer catas de sus riquísimas sidras naturales directamente de sus kupelas (toneles), si no para ofrecer el típico menú de sidrería compuesto por tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, chuletón de buey y de postre queso con membrillo, todo ello acompañado por supuesto de toda la sidra que puedas beber.

Así que, como no podía ser de otra manera, nos reservamos uno de nuestros días para darnos un buen homenaje (aunque en realidad nos dimos más de uno…) y disfrutar de un magnifico menú de sidrería.

La tradición de las sidrerías está especialmente arraigada en los alrededores de San Sebastián, en pequeños pueblos como Astigarraga, Hernani o Urnieta. Nosotros decidimos ir a cenar a Barkaiztegi situada en el barrio donostiarra de Martutene. Hemos ido ya varias veces, es una de nuestras preferidas, y como siempre salimos encantados.

Una vez sentados en la mesa y después de un par de vasos de sidra, llega el primer plato, una exquisita tortilla de bacalao (que por cierto estaba mejor que nunca, y eso que cada vez que hemos ido era un diez). Mientras la sidra sigue corriendo sin descanso.

foto2tortilladebacalao660x550.jpg

Lo siguiente; el bacalao, uno de mis pescados preferidos. Estaba muy rico pero esta vez algo salado, pero bueno, la cebollita lo camuflaba aportándoles un toque dulzón.

foto3bacalao660x550.jpg

Y por fin el plato estrella, el chuletón de buey. . . sin palabras, como siempre, un diez absoluto. Creo que una imagen vale más que mil palabras.

Mmmmmm . . . qué barbaridad que rico todo. Aunque no lo creáis, aún queda hueco para el postre: queso de Idiazabal con membrillo casero y nueces, la mezcla es un auténtico manjar.

foto5quesoconnueces660x550.jpg

Os animo a todos los que os acerquéis algún día de viaje al País Vasco, a que no dudéis en hacer una visita a una de estas sidrerías, es un plan muy tradicional y muy auténtico. Muchas de ellas abren durante todo el año, así que no hay excusa que valga. En esta página web podréis elegir entre un montón de magnificas sidrerías: http://www.sidrerias.ws/.

Espero que os hayáis disfrutado el post de hoy. ¡Hasta la semana que viene!