¿Una industria cervecera sustentable?

En Alaska está la primera cervecería que funciona con energía sustentable, reutilizando los desechos de la cebada.

Reutilizar los desechos de la malta, el lúpulo y otros que se producen en la fabricación de la cerveza ya es una realidad para varias cervecerías. De hecho se ha comprobado que es posible hacer biocombustible de los desechos de cebada, convertirlos en etanol para alimentar a los automóviles híbridos y también utilizarlos como compost para los cultivos. Es decir no hay por qué perderlos, con un poco de inversión, incluso implementar estas tecnologías verdes pueden significar un gran ahorro. ¿Será este el futuro de la industria cervecera?

El grano ya ocupado de la cebada es uno de los subproductos de la elaboración de la cerveza. Es lo  que sobra luego de que la cebada es aplastada y remojada en agua caliente, durante la preparación del mosto, justamente para extraer los altos niveles de azúcares que posee. Luego al remover el líquido, quedan estos granos ya usados o agotados, sin mucha azúcar.

El sitio Pop Sci publicó una nota que resume distintas iniciativas sustentables que se están haciendo en base a este grano de cebada usado. En Alaska, la Alaskan Brewing Company implementó un nuevo sistema de calderas que utiliza el grano de cebada desechado para generar energía sustentable y electricidad para toda la fábrica, siendo la primera cervecería que funciona con un sistema energético 100% sustentable en base solo a este tipo de desecho. La cervecería Newcastle en Inglaterra hace tiempo ya convertía este desecho de malta en biocombustible, pero mezclado con otros combustibles o madera.

Este grano de cebada usado es muy versátil y hay varias otras cervecerías que lo reutilizan, la cervecera Magic Hat lo convierte en gas natural, la cervecería Sierra Nevada lo convierte en compost y así abona sus propios lúpulos y la cerveza Coors produce etanol a partir de este desecho, el que incluso utilizan algunos vehículos en Denver, EE.UU.

En fin, estos granos también se usan para alimentar al ganado, hacer pan, galletas para perros, plásticos biodegradables y un montón de cosas más. Al parecer solo hay que tener la mentalidad y decidirse por hacer una inversión en ellos. Esto significará a largo plazo una baja de costos y la mantención del ecosistema del que nos beneficiamos a diario.

Fuente: “Alaska brewery uses beer to make more beer” (PopSci)