Salsa de ostras

¿Alguna vez te preguntaste en qué consistía la salsa de ostras? Hoy te lo contamos y te damos algunos consejos.

¿Cómo se hace la salsa de ostras? Pues sinceramente, os diré que en estos casos es mejor comprarla hecha, son salsas que podemos encontrar en muchos hipermercados aunque especialmente en las tiendas de alimentación asiáticas. En un origen se trataba de una salsa que Lee Kum Sheung realizó como equivocación. Tal vez de esos descubrimientos, como por ejemplo el brownie, que resultan espectaculares y nacen por descuido.

Lee kum estaba cocinando unas ostras en salmuera y las dejó al fuego. Al volver notó un olor muy intenso pero con un sabor agradable, hoy en día lo conocemos como el sabor umami. Esta salsa fue tomando relevancia a lo largo del tiempo y ganando adeptos. De esa forma Lee se he famoso, funda una empresa de elaboración de salsas.

De este modo la salsa de ostras es uno de los ingredientes más famosos de la cocina china. Resulta una salsa muy viscosa, de color marrón. La real se hace a base de ostras, la original y auténtica. Pero como todas las salsas tienen su elaboración industrial a base de extractos a los que se le añaden jarabes, almidones, etc.

salsaostras2.jpg

Si os interesa hacer la salsa en casa tendréis que comprar muchas ostras, tanto como varios kilos. Después se cuecen las ostras en agua salada, con algo de salsa se soja, a fuego suave y que vayan concentrándose, poco a poco. Hasta que sea una salsa espesa. Eso sí, como os dije antes es una salsa muy cara, demasiado.

Así las cosas tendremos diferentes calidades, y esta será mejor cuanta mayor proporción de extracto de ostras tenga. La de la foto, que es la que yo utilizo en casa tiene un 30%, el resto de ingredientes es azúcar, soja, sal, harina de trigo, fécula de maíz y consrvante. Su olor es muy intenso, pero tiene la capacidad de hacernos la boca agua. Una salsa que resulta genial para muchos platos de carnes, pescados o verduras.

La salsa de ostras, se utiliza añadiéndole algo de agua a la elaboración para diluirla un poco y que los ingredientes se cuezan con la salsa durante unos minutos. Que vuelva a espesar gracias a la evaporación. Si la verdura, por ejemplo, no es vuestra alidada, os aconsejo que la comáis salteada con esta salsa, con un poco, ya veréis lo muy diferente y rica que resulta.