Más mitos sobre la cerveza

Nuevamente te contamos de algunas de las falsas creencias que rondan a la cerveza, una de las bebidas más consumidas del mundo.

La popularidad de la cerveza ha hecho que se digan o piensen muchas cosas sobre ella, que no son ciertas, aquí te dejamos siete mitos, que hoy aclaramos.

Siempre hay que consumirla fría

No todas las cervezas son iguales, por lo tanto la temperatura adecuada para ellas depende de su estilo y grado alcohólico. A mido general, las lagers se sirven a 5°C, las Ales a 6°C y las negras, stouts y cervezas belgas entre 8°C y 13°C.

La cerveza artesanal es mejor que la industrial

Con la cada vez mayor variedad de cerveza esta creencia queda obsoleta. Tanto a nivel artesanal como al industrial hay cervezas de diferentes calidades.

Beber cerveza hace engordar

Se dice que los que toman cerveza, desarrollan una ponchera. Pero el problema no es de la cerveza en sí, que tiene menos calorías que el vino o la leche, sino que de los los hábitos alimenticios asociados a este bebida, en general el consumo de comidas altas en grasa y calorías. La cerveza consumida con moderación no engorda.

Las embarazadas no pueden tomar cerveza

Si pueden tomar cerveza sin alcohol, de hecho su alto contenido en acido fólico ayuda al buen desarrollo del feto y a evitar malformaciones. También ayuda en el periodo de lactancia a estimular la leche materna.

Tomar cerveza hace bien para la resaca

Falso, no hay que seguir ingiriendo alcohol si queremos combatir la resaca. Esto solo retrasara la recuperación, ya que el hígado se ve sobresaturado.

La cerveza en botella es mejor que el schop

Falso, la cerveza del schop es aun más fresca que la de botella y se sirve a una mejor temperatura. La cerveza en botella es más cara, por el costo del envase, pero no tiene que ver con la calidad, que depende de varios factores y del bodegaje también.

La cerveza se bebe solo en verano

Con la mayor cultura cervecera ya sabemos que esto no es así. Incluso hay estilos de cervezas especiales para el invierno, que en general son más fuertes, tienen sabores tostados y achocolatados.

 

Fuente: “Mitos de la Cerveza” (Tomo Cerveza)