Receta de garbanzos a las especias

La receta de hoy es sencilla y muy especiada. Es lógico porque se trata de una receta india, así que como sabéis también es una receta vegetariana.

Los garbanzos son una legumbre que se puede comer en multitud de recetas, por ejemplo en esta receta de la India que resulta, como todas las de este país, muy aromática y muy sabrosa. Se trata de unos garbanzos a las especias.

Y no es para menos, tenemos unas 6 especias en esta receta, y además una de ellas es una mezcla de otras tantas. Así que os podéis imaginar que no estamos ante una receta mal pensada. Si no que resulta muy rica y solo un único ingrediente principal, los garbanzos.

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

  • 500 g de garbanzos cocidos
  • 100 g de mantequilla (ghee)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 15 g de jengibre fresco
  • 225 g de tomates pelados y sin semillas
  • 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de garam masala
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer garbanzos a las especias

En una sartén calentamos la mantequilla o ghee y añadimos la cebolla bien picada, el ajo también picado, el jengibre rallado y salteamos unos minutos hasta que empiece a dorarse.

garbanzos1.jpg

Después añadimos el tomate, el cilantro molido, el chile, el comino molido, el garam masala, y las hojas de cilantro (la mitad). Cocinamos todo, mezclando bien hasta que el tomate se haya deshecho.

garbanzos2.jpg

Después añadimos los garbanzos ya cocidos. Añadimos un par de cucharadas de agua, tapamos y cocinamos a fuego lento unos 10 minutos. Al final añadimos el resto de cilantro fresco y servimos.

garbanzos3.jpg

Consejos y sugerencias

Nosotros decidimos hacer la receta con garbanzos ya cocidos. La explicación es muy sencilla, no son caros y nos ahorramos todo el proceso de cocerlos. Pero por supuesto que los podéis hacer vosotros, en ese caso los ponemos a remojo la noche antes y al día siguiente los cocemos con una cebolla, unas hojas de laurel y sal. Después la receta es igual. Eso sí, con cocer unos 250 gramos (en seco) tendremos suficiente.