Receta para niños: Quequitos integrales de nueces y zapallo

Las chicas de Dulce Diseño, nuestras nuevas colaboradoras nos dejan una receta de quequitos ricos y nutritivos para que los niños disfruten comiendo zapallo.

Hay niños ideales que comen todo tipo de verduras sin siquiera cuestionar, incluso felices. Pero la verdad, es que son una minoría absoluta. Cuántas veces las mamás pasamos interminables horas tratando de que nuestros hijos coman brócoli, betarraga, repollo, etc. Y la mayoría de las veces, sin éxito.

Claro, podemos lograr que traguen su plato de comida, pero sabemos que la próxima vez, será una nueva pelea ¡Qué agotador! Por eso queremos compartir esta rica y saludable receta con ustedes, para que sepan cómo disfrazar el zapallo en un delicioso quequito y logren que sus hijos no sólo coman este vegetal, sino que pidan más.

Ingredientes:

Para Los Quequitos (12 a 14 unidades)

  • 200 grs. de puré de zapallo a temperatura ambiente (no caliente)
  • 200 grs. azúcar rubia
  • 2 cucharadas de miel
  • 1/4 taza aceite neutro u oliva suave
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 huevos de campo
  • 200 grs. harina integral
  • 1 ½ cucharadita de polvo de hornear
  • 150 gr de nueces tostadas y picadas (no molidas)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • Pizca de sal

Preparación:

Lo ideal es hacer con anticipación el puré de zapallo (el día anterior). Para preparar el puré de zapallo, hay que meter al horno precalentado a 200°C,  un trozo de zapallo de aproximadamente 300 grs, con cáscara, pero sin semillas por 20 a 25 minutos.

Verifica su cocción introduciendo un palito de brocheta o un cuchillo, está listo cuando se siente blando. Retira del horno, deja entibia y retira la carne del zapallo con una cuchara. Luego hay que pisar con un tenedor o prensa y dejar enfriar bien. Se puede refrigerar varios días sin problema.

Ahora para los queques, usa moldes de cupcakes con pirotines (cupcakes liners). Si no tienes, utiliza moldes lisos, pero enmantequillados y enharinados previamente.

Precalienta el horno a 180 °C. En un bol grande une los ingredientes secos y reserva. Por otro lado, en un bol grande mezcla el zapallo, azúcar, miel y aceite. Añadir los huevos de a uno y mezcla bien. Luego agrega la vainilla.  Ahora agrega la mitad de la harina a la mezcla de zapallo, mezclando, pero sin batir. Añade el resto de la harina y une todo. Finalmente agrega las nueces.

Al disponer la mezcla en los moldes, no llenes más de ¾ partes del molde. Llévalos a hornear a 180° C entre 15 a 20 minutos o hasta que al introducir un palito, éste salga seco. Luego déjalos enfriar.

Estos quequitos son bastante húmedos, no suben mucho y tienen una masa compacta pero suave.  Si quieres decorarlos puedes hacer un frosting o glaseado. Aquí te dejamos la receta.

Glaseado optativo:

  • 50 grs. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 ½ tazas de azúcar flor cernida
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 cucharadas de manjar blanco
  • Nueces picadas para decorar

Preparación glaseado:

Batir la mantequilla hasta que quede una crema suave, añadir 1 ½ taza de azúcar, agregar la leche y la vainilla y seguir batiendo por 3 a 5 minutos. De ser necesario agrega el resto del azúcar. Debe quedar una mezcla cremosa pero no líquida.

Si la mezcla está muy líquida, agrega más azúcar flor. Si está muy dura, agrega leche. Luego pones en una manga de decorar con punta de estrella un poco de manjar por los bordes  y luego añades el frosting o glaseado. A medida que vamos decorando las mezclas se unirán. Decorar con nueces picadas.