Francia gana el Bocuse D´Or 2013

Ayer se conoció al nuevo campeón de la cocina mundial. La copa vuelve a casa después de una edición pasada de sequía para Francia.

Parece que este año los astros se han conjurado para devolver a Francia todo su esplendor en la gastronomía mundial. Y es que han ganado los dos campeonatos mundiales por excelencia que se desarrollan en Lyon, el Campeonato mundial de pastelería y ayer mismo el Campeonato Mundial Bocuse d’Or 2013, que se ha desarrollado el martes y el miércoles en la ciudad francesa, en el marco del Salón Internacional de la Restauración Sirha.

La final de la competición se realiza cada dos años en Lyon, competición que lleva el nombre de su fundador Paul Bocuse. Antes se desarrollan las semifinales y finales regionales de Europa, Asia y América Latina. Y a pesar de que este año se introdujeron cambios en las normas para evitar la rigidez del concurso, y a la vez favorecer la improvisación y la creatividad, hay que decir que el trofeo vuelve a casa.

En el Bocuse D´Or los participantes tienen que buscar los ingredientes en un mercado que el certamente pone a sus disposición. Teniendo en cuenta que cada año se piden unos ingredientes que deben ser los principales, estos eran este año el Rodavallo, el bogavante y el solomillo de ternera irlandesa. Y deben cocinar las diferentes presentaciones en un tiempo de 5 horas y 35 minutos.

España en este caso no pasó a la final al no lograr pasar de la semifinal europea que se celebró el año pasado en Bruselas. Según Evarist Miralles el horno y el fogón no funcionaban bien, y a pesar de que tras la reclamación la organización le propuse ir a la final como invitado este declinó asistir.

En cuanto al vencedor, le entrego el premio Paul Bocuse, quien con 85 años se y con una movilidad un poco reducida, se limita solo a hacer acto de presencia en los premios que llevan su nombre. Thibaut Ruggeri, de 33 años, nombre y edad del ganador se entrenó con su equipo durante seis meses en el seno de la escuela de cocina Lenotre, además de contar con la ayuda de la Academia Paul Bocuse. De él dicen que es joven pero muy aplicado que mantiene muy bien la concentración y es muy humilde.