El peso ideal del deportista: Diferencias entre deportistas

El peso de los deportistas no es igual en todos los casos, depende del tipo de esfuerzo que se realiza en mayor medida, descubre por qué.

El problema del peso en los deportistas, es algo de interés sobre todo en determinados deportes de peso reglado. Pero además la valoración del peso de un deportista es algo que no se debe acometer a la ligera, ya que su composición corporal puede diferir notablemente con respecto a la población general.

Momento es ahora de hacer una matización importante en relación al deporte, referente a la generalización que estamos haciendo sobre él. Hablar de deporte sin más, cuando estamos hablando de especialidades deportivas tan diferentes como la gimnasia sobre suelo respecto de la halterofilia, o la maratón respecto a la petanca, y eso sin incluir como especialidad deportiva el ajedrez, parece más que inconciente, temerario. Por ejemplo, en algunos casos el cambio de peso no es más que una mera anécdota, pero en deportes de peso reglado puede suponer el cambiar de categoría con todas sus connotaciones.

Las características y necesidades nutricionales no son iguales para un velocista que para un maratoniano. Y un exceso de peso, que en muchos deportes puede suponer una adversidad, en otros, en cambio, como lanzadores, levantadores de peso o luchadores de sumo, puede suponer una ventaja a la hora de resultar más brillantes en su desarrollo. Obviamente cada especialidad deportiva precisa unos requerimientos nutricionales específicos que además se deben aplicar de forma individualizada a las características de cada deportista. Por argumentar con algunos ejemplos lo que estamos comentado:

  • Un luchador de boxeo de las categorías inferiores debe mantener un óptimo desarrollo muscular con el mínimo de grasa, para no subir de categoría. En este caso el aporte energético debe estar perfectamente ajustado al gasto.
  • En nadadores, la obsesión por rebajar grasa corporal puede comprometer su flotabilidad.
  • Levantadores de peso y culturistas corren el riesgo, si su dieta no es suficientemente calórica, de consumir parte de sus “valiosas” proteínas musculares para mantener su gasto energético.
  • Los sprinters deben garantizar unos niveles óptimos de creatina para poder rendir al máximo en el breve periodo de tiempo que dura su carrera.
  • Un corredor de fondo usará sus reservas grasas como combustible fundamental en el desarrollo de la carrera, pero dependerá de las reservas de carbohidratos para que su rendimiento final sea el óptimo, sobre todo en los últimos metros de carrera.