Helado de Cerveza (Receta)

Sí, leíste bien. Si eres fanático de la cerveza y vas por probar algo diferente, atrévete con este helado hecho en base a esta refrescante bebida.

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más consumidas en el mundo entero. Y sus distintas variedades y recetas, nos permiten siempre estar probando una cerveza distinta. Pero un helado de cerveza, eso sí que –por lo menos yo- no lo había escuchado.

Cuando supe que se podían hacer helados de esta bebida y que de hecho ya existen hasta heladerías que se dedican exclusivamente a sacar distintos sabores solo en base a cervezas combinadas con especies y frutas, me asaltó la curiosidad y me puse a buscar recetas en internet para poder hacer mi propio helado de cerveza.

Esta del sitio America’s Test Kitchen Feed es la que me pareció la más completa. Me gustó, porque es un poco más elaborada, pero además porque busca obtner un helado cremoso que conserve el sabor de la cebada y del alcohol en una proporción justa. La idea es usar esta receta como una guía y luego ir variando las cantidades según el tipo de cerveza y tu propia inspiración.

El primer paso es hacer una reducción de cerveza. Esto porque ayuda a reducir una parte del agua que contiene la cerveza y también algo del alcohol, que impide el congelamiento. Pero como la idea es mantener algo del alcohol en el resultado final, solo hay que reducir 150 cc (del total de 350 cc de cerveza).El proceso toma unos 10 minutos en una sartén pequeña a fuego bajo.

Luego pones la reducción de cerveza en un jarro medidor con la cerveza restante para que se enfríe. Y le agregas un chorrito de esencia de vainilla. Esto es según la cerveza que ocupes -en la receta utilizan una Strong Ale, de color rojizo-, pero en general va bien con todas las cervezas. Evita las con mucho lúpulo, pues éste se pone amargo al cocinarlo.

Con esto listo ya es hora de empezar con el helado. Este tendrá una base de crema tipo natilla para que quede más cremoso. Antes de comenzar hay que dejar un gran bol con agua y hielo preparado para detener la cocción de la crema. Por otro lado en un sartén mezclas y bates ¾ taza de azúcar, sal y seis yemas, y luego agregas 2 tazas de crema. Una vez que esta todo incorporado comienza a cocinarlo a fuego mediano a bajo, agitando constantemente con una espátula de goma que resista el calor.

Podrás saber si está listo cuando introduzcas una cuchara, le pases el dedo y quede la marca. Si tienes un termómetro cuando este marque alrededor de 80°C, la base cremosa estará cocinada. Inmediatamente pasa la mezcla por el colador y déjala caer en un bol situado sobre el bol con agua y hielo (si te es más fácil, igual la puedes colar fuera del agua y luego situarla ahí para que se detenga la cocción).

Ahora viene un paso fundamental, agrega la cerveza a la base cremosa y bate todo junto. Durante los próximos 15 minutos revuelve ocasionalmente con una espátula limpia y deja que se enfríe a temperatura ambiente (aún el bol está sobre la base de agua con hielo).

Una vez que la mezcla esta helada, cúbrela con alusa plástica y déjala en el refrigerador como mínimo 8 horas, aunque lo más recomendable son 24 horas. Después de esta espera, pon la mezcla en el congelador –aunque estés ansioso- y luego de ocho horas más, ¡al fin podrás probar tu delicioso helado de cerveza!

Fuente: “Homemade Beer Ice Cream” (America’s Test Kitchen)