Receta de croquetas de pollo ideales

Aprende a hacer con fotografías del paso a paso unas croquetas de pollo con leche evaporada para que queden más cremosas que cualquier otra que recuerdes.

Hoy tenemos una receta de croquetas de pollo ideales. Sí, ideales, y os preguntaréis que por qué, qué tienen de especial para ser ideales. Pues muy sencillo, son más cremosas que cualquier otra croqueta de pollo que podáis hacer.

El secreto, sí, no somos cocineros que nos guardamos los secretos. Es que están hechas con leche evaporada. La solución para hacer recetas más ligeras que usando crema pero más cremosas que utilizando leche.

Tiempo de elaboración | 1 hora + 4 horas de enfriamiento
Dificultad | Fácil
Personas | 8-10

Ingredientes

  • 80 g de mantequilla
  • 80 g de harina
  • 500 ml de Nestlé Ideal
  • 250 ml de leche
  • 150 g de pollo (asado o cocido)
  • Pan rallado y huevos
  • Aceite de oliva y sal

Cómo hacer croquetas de pollo

Partimos con la masa de croquetas. En una sartén ponemos la mantequilla a derretir y después añadimos la harina, mezclamos unos 30 segundos a 1 minuto.

img5146660x440.jpg

Después iremos añadiendo la leche Evaporada poco a poco mientras mezclamos. Por último añadimos la leche hasta darle la consistencia que queremos a la masa de croquetas. Debe ser espesa pero cremosa.

Al final añadimos el pollo limpio, sin piel ni huesos. Podemos usar algo de pollo que haya sobrado de un asado o de cocerlo para sopa. Mezclamos bien y sazonamos. Retiramos a un recipiente, tapamos con film que toque la superficie de la masa para que no se forme costra y dejamos que se enfríe y endurezca.

img5170660x440.jpg

Pasado este tiempo podremos dar forma a las croquetas. Cogemos porciones iguales y damos un poco de forma. Pasamos por huevo batido y pan rallado dando la forma definitiva.

img5171660x440.jpg

Después pasamos a freír en aceite de oliva bien caliente para que se doren cuanto antes y no se rompan.

Consejos y sugerencias

Como salen muchas croquetas de pollo lo mejor que podemos hacer es congelar. Para esto, las pondremos en una bandeja de congelación tapadas con film. Y cuando estén congeladas las pasamos a bolsas para utilizar directamente congeladas.