Fabada asturiana

No es nada complicado hacer una receta de fabada asturiana en casa. Aquí te enseñamos cómo se hace, con fotografías del paso a paso. Aprende a hacer la receta asturiana más famosa.

A pesar de que mi abuela por parte paterna es asturiana nunca nos hizo muchas fabadas asturianas, de hecho las pocas que recuerdo en mi vida fueron las que nos hizo mi madre alguna vez, tampoco muchas, y las que comimos en alguna ocasión al viajar a Asturias. Y por supuesto las que hago yo.

Debo decir que es una receta muy sencilla y muy humilde. Tiene muy pocos ingredientes pero todos deben de ser de una calidad extraordinaria. Se utiliza una alubia de la variedad “Faba asturiana”, que de hecho está reconocida por la IGP Faba Asturiana. También hay que utilizar buenos chorizos y buenas morcillas asturianas, muy diferentes a los que encontramos en cualquier otro lugar.

Lo demás, para elaborar la fabada es seguir los pasos, y eso sí. Hay que hacerla a fuego lento, nada de ollas rápidas ni similares. La “faba” se debe cocinar a fuego lento porque es como mejor desarrolla su carne, después conseguir el caldo justo, el espesor idóneo, solo lo da la experiencia. Así que vamos a preparar una fabada asturiana.

Tiempo de elaboración | 3 horas
Dificultad | Media
Personas | 4

Ingredientes

  • 450 g de faba Asturiana (un tipo de alubia blanca)
  • 150 g de panceta curada
  • 3 chorizos asturianos
  • 3 morcillas asturianas
  • 100 g de hueso de jamón
  • Agua
  • Sal

Cómo hacer una fabada asturiana

Empezaremos con el remojo de las alubias la noche antes, unas 12 horas. Lo realizaremos en agua fría y podremos poner también, si utilizamos la panceta salada o los huesos de jamón están muy salados. Esto podría echar a perder la fabada al dejarla muy salada.

remojo660x440.jpg

Al día siguiente tiramos el agua del remojo y ponemos agua fría con las alubias de nuevo dentro. Solo hay que poner agua para que las cubra un par de dedos. Ponemos sobre el fuego y calentamos, cuando veamos que empieza a hervir añadiremos agua fría en los focos de ebullición hasta tres veces. Esto retarda la cocción y hace que las fabas queden más tiernas.

coccion660x440.jpg

De hecho, durante toda la cocción tenemos que controlar que sea muy lenta, si vemos que en algún momento es más fuerte refrescamos del mismo modo. Al igual que cuando veamos que se queda sin caldo.

chorizo660x440.jpg

Cuando las tengamos cociendo ya, añadiremos el hueso de jamón, la panceta, los chorizos y morcillas. Las dejaremos en la superficie para que no se rompan al cocer durante dos horas y media que quedarán hasta el final. O hasta que las fabas estén tiernas.

Al final removemos con cuidado la fabada para que no se rompan las alubias mucho. Aunque es bueno que alguna si se rompa porque eso ayuda a espesar el caldo.

Consejos y sugerencias

El mejor consejo que puedo daros es que practiquéis, probablemente la primera no saldrá muy bien, ni la segunda. Pero con la práctica haréis la mejor fabada asturiana del mundo. Eso sí, hay que tratarla con mimo y además irla limpiando durante toda la cocción, quitando la grasa y demás.