Ferran Adrià y Juli Soler en el banquillo de los acusados

Están acusados de engañar a su antiguo socio para comprarle las acciones del restaurante por un precio más bajo del real.

Ferran Adrià y Juli Soler, ambos socios de El Bulli, se han sentado hoy en el banquillo de los acusados tras la denuncia que los herederos de Miguel Horta, ex socio de ambos en El Bulli, les han interpuesto acusados de estafarle aprovechándose de la enfermedad mental que padecía.

Los hechos son los siguientes, los herederos de Miguel Horta les acusan, en concreto, de que en 2005 Adrià y Soler le compraron la participación del 20% en El Bulli por 1 millón de euros, muy por debajo, parece ser del precio real que debían tener esas acciones. Y que lo hicieron aprovechándose de la enfermedad mental que padecía el padre desde hace años.

Por su parte Soler ha declarado que es “mentira” y que siempre le han tratado bien y que “Dios sabe que se hizo todo bien y siempre con él”. Ferran Adriá a la salida del juicio indicó que Horta puso 47 millones de las antiguas pesetas y que en el momento de la compra de las acciones le dieron más de 200 millones y que por lo tanto se hico bien el pago y que en ese momento se estuvo de acuerdo.

Sea como sea es un caso que tendrá que dirimirse en los tribunales y hoy solo ha comenzado la vista oral. Esperemos que este caso no empañe la buena y brillante trayectoria que han tenido ambos en el panorama gastronómico español y mundial, y en el papel que aún Adrià debe desempeñar desde EL Bulli Foundation.

En Sabrosía El director de ElBulli deja su puesto debido a una enfermedad