Cocinar con cerveza negra

Las propiedades que la malta tostada le da a la cerveza negra, con sus tonos a chocolate y café y a veces ahumados son perfectos a la hora de cocinar platos salados y dulces. Conoce aquí tres ricas recetas.

Hay que saber que la cerveza negra también se utiliza en la cocina, sus propiedades tostadas y notas a veces un poco más caramelizadas y ahumadas van bien con preparaciones tanto dulces como saladas. Lo que hay que tomar en cuenta es que en el proceso hay que dejar evaporar su alcohol, para así quedarse con sus sabores y aromas.

Brownies de chocolate y cerveza negra

La cerveza negra le aporta una nueva dimensión de sabor al clásico brownie de chocolate. Puedes usar una cerveza negra ale o más espesa tipo Guiness.

Los primero es tener una fuente de horno cubierta con papel mantequilla y distribuir 1/ taza de chocolate blanco en trocitos. Aparte en una olla a fuego bajo derretir 2/3 taza de mantequilla junto a 2/3 taza de chocolate oscuro, 1/3 taza de chocolate con leche y ½ taza de cerveza negra. En otro bowl batir 3 huevos, 1/3 taza de azúcar y ½ cucharadita de vainilla hasta poder formar un 8 con las aspas de la batidora. A esta mezcla agregar la mantequilla con el chocolate y la cerveza y luego incorporar ½ taza de harina y ¼ taza cacao en polvo tamizada (pasado por colador), sin batir.

Luego se cubre la fuente con la mezcla y se lleva al horno durante 20 a 22 minutos a 160ºC. Sírvelos caliente y con una bola de helado para acompañar.

673x6731332781389guinessbrownie6601.jpg

Guiness Brownie

Mostaza especiada con cerveza negra

Si bien esta receta no es precisamente de un plato, este mostaza especial va muy bien con carnes rojas o cerdo al horno.

Se prepara con una botella de 354 ml de cerveza stout (puede ser Guiness también), 1 y media taza de semillas de mostazas café, 1 copa de vinagre de vino tinto, 1 cucharadita de sal pura, 1 cucharadita de pimienta negra molida (fresca), ¼ cucharadita de canela molida, ¼ cucharadita de clavos de olor, ¼ cucharadita de nuez moscada, ¼ cucharadita de pimienta de Jamaica o inglesa.

Mezcla todos los ingredientes en un bowl de acero inoxidable o silicona, cubre con alusa plas y deja que repose a temperatura ambiente por 1 ó 2 días, para que las semillas de mostaza se suavicen y los sabores se junten. Luego de eso, pon la mezcla en un procesador de comida durante unos tres minutos hasta que la mezcla esté espesa. Transfiérala a un jarro y tápalo. Refrigéralo durante la noche y usa de inmediato o hasta seis meses más guardado en el refrigerador.

Carbonade Flamande

Este es un estofado típico de Bélgica, donde se cocina la carne con cebolla y cerveza negra durante varias horas. Para potenciar los sabores y dar el toque agridulce al plato, se agrega a la preparación azúcar negra, mostaza y vinagre. Esta receta queda muy bien con una cerveza negra, ligeramente dulce y acaramelada (por ejemplo, una Leffe negra).

El primer paso es calentar 50 gramos de mantequilla en una olla y cuando esta se derrita añadir un kilo de carne de ternera cortada en dados gruesos (y previamente salpimentada). Remueve, dora los trozos de carne y retira. Luego saltea 3 cebollas picadas en la misma grasa de la carne y cuando estén transparentes añade 20 gramos de azúcar moreno y medio litro de cerveza negra.

Esta preparación hay que dejarla cocer por unos minutos e ir agregando  una cucharada de vinagre de vino blanco, otra de mostaza Dijon y la carne que estaba reservada. Se incorporan las hierbas escogidas (perejil, laurel y tomillo fresco) y se deja cocinar a fuego muy lento y con tapa durante dos horas, ya que la carne debe quedar muy tierna. Es importante ir removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Se puede servir con papas fritas o cocidas o con un puré de zanahoria con mantequilla.

carbonnadeaalflamande.jpg

Carbonade Flamande (Flamenca)

Fuente: Planeta Joy, Saveur y Directo al Paladar.