Conferencia para vetar el foie gras en la UE

En la conferencia se tratará cómo se produce el foie gras, siempre a través de lo que algunas personas y colectivos denominan como “prácticas inmudas y bárbaras” o con palabras de “torturas” o “sufrimiento de los animales”

Ocho eurodiputados han organizado este miércoles una conferencia en el Parlamento Europeo bajo el nombre de “Lo que los consumidores comen y lo que no dicen los productores” en la que han apostado claramente por la eliminación del foie gras como producto de consumo debido al método de producción con el que se elabora.

Los organizadores de la conferencia Andrea Zanoni, Nadja Hirsch, Yves Cochet, Carl Schlyter, Sirpa Pietikäinen, Kartika Liotard, David Martin y Keith Taylor. Y lo hacen como respuesta a un evento pro foie gras de un eurodiputado francés el martes pasado. Así que el debate está abierto.

En la conferencia se tratará cómo se produce el foie gras, siempre a través de lo que algunas personas y colectivos denominan como “prácticas inmudas y bárbaras” o con palabras de “torturas” o “sufrimiento de los animales”. El objetivo es concienciar a los consumidores y clientes que compran con buena fé estos productos desconociendo lo que ocurre en las granjas.

A su vez instarán a recoger firmas de la iniciativa de la organización animalista Igualdad Animal para que se prohiba el consumo de foie gras en la Unión Europea a semejanza que se ha hecho en California.

Cuestión esta que se enfrenta directamente con los principales países productores del mundo de este producto que se encuentran precisamente en Europa: Francia, España, Bélgica, Bulgaria y Hungría.

Y mi opinión, seguramente sea la que menos importa en este momento. Creo que se puede vivir sin comer foie gras, igual que se puede vivir sin comer atún rojo, u otras especies que se sobre explotan o se “torturan” para poderlas consumir. Pero claro, después está el momento en el que comes ese tipo de productos, una persona a la que le gusta descubrir y apreciar buenos sabores y texturas siempre las aprecia. ¿Conciencia o paladar? Pues me encantaría optar por un paladar con conciencia.

Vía El Mundo