Cervezas Orgánicas

La tendencia verde se propaga por todo el mundo y también en el campo de las cervezas, con productores y consumidores preocupados por ingerir bebidas cada vez más sanas. Conoce acá las caracteristicas de las cervezas orgánicas.

En realidad, la cerveza desde su invención y hasta los inicios del siglo XIX, siempre había sido orgánica. Fue luego con la revolución industrial donde se incorporó el uso de fertilizantes y pesticidas químicos como una norma para los cultivos que todo cambió. Pero la preocupación de algunos maestros cerveceros por elaborar cervezas más naturales y sanas, sin residuos químicos que afectaran la fermentación trajo de vuelta al mercado cervecera esta opción de cerveza más natural.

Desde mediados de 1990 las cervecerías artesanales de Norteamérica y Europa comienzan a experimentar un nuevo proceso de elaboración de cervezas de manera orgánica, lo que significa cervezas que son producidas con materias primas libres de pesticidas y sustancias químicas tóxicas, y que en su proceso de elaboración no utilizan ingredientes modificados genéticamente.

En Estados Unidos hay tres cervecerías que se pelean el honor de haber producido las primeras cervezas certificadas oficialmente como orgánicas en esa nación, Lakefront Brewing Company dice haberlo hecho en 1996, Wolaver’s Organic Ales en 1997 y Eel River Brewing Company dice ser la primera cervecería certificada como orgánicas en 1999, utilizando lúpulos de Nueva Zelanda y granos orgánicos del Noroeste pacífico y Canadá .

Mientras en Alemania, los pioneros son la cervecería alemana Pinkus Müeller de la ciudad de Münster, quienes afirman haber sido los primeros en elaborar cerveza con granos de cebada malteada y lúpulos orgánicos en 1980. Un cambio que se dió por la preocupación de su maestro cervecero ante la cada vez más baja calidad de la cebada cultivada con fertilizantes químicos.

Ahora, la principal diferencia entre una cerveza orgánica y una normal, para algunos es su sabor más puro e intenso, pero eso puede ser subjetivo. Técnicamente las cervezas orgánicas tienen una claridad excepcional sin necesidad de agentes químicos o de filtración, ya que las maltas orgánicas tienen un contenido proteínico más bajo, lo que produce una mezcla pura y da menos problemas de nebulización en el acabado de la cerveza. Además, estas maltas tienen una fermentación más eficiente y una mezcla más rápida. Y como ni la malta ni el lúpulo tienen residuos químicos que interfieran con la fermentación, el resultado es  una cerveza orgánica limpia y sin impurezas.  Para muchos cerveceros, estos lúpulos orgánicos darían cervezas de un aroma más intenso, ya que no hay ningún químico que interfiera en el proceso de fermentación.

Estas características de aspecto y sabor y su tipo de elaboración han hecho que el mercado de cervezas orgánicas haya crecido con fuerza en la última década, en Estados Unidos hoy representa un mercado de más de 20 millones de dólares y que cada vez gana más adeptos, gente que las prefiere conscientemente, además de por su sabor, porque son elaboradas con sustancias naturales y porque es una forma de apoyar un tipo de agricultura sustentable.