¡Stevia Revolution!

Nuestro colaborador Joan Gurguí del blog Caldereta Inquieta nos cuenta sobre las propiedades de la planta de Stevia y cómo este endulzante natural está ganando terreno en la industria alimentaria.

Si estáis interesados en el mundo de la nutrición y salud, posiblemente en los últimos meses hayáis oído hablar de la Stevia en artículos de prensa, entrevistas a especialistas o incluso en algún que otro anuncio de edulcorante o zumos de fruta que la incorporan.

La stevia es una planta cuyo origen reside en Paraguay y Brasil. Los indígenas de esas zonas (los guaraníes) la llevan usando desde hace mucho tiempo, ya sea masticada o en forma de infusión, debido a sus múltiples propiedades: Regulación del nivel de azúcar en la sangre, reducción de la presión arterial y regulación del aparato digestivo, entre otras.

Mediante procesos naturales, la planta puede derivar en un edulcorante natural que popularmente es conocido como el azúcar verde.

En 2011 la Unión Europea permitió importar este extracto desde Sudamérica y ahora ya se puede encontrar en el mercado en forma de sirope, pastillas o polvo. A partir de ese momento, la industria alimentaria la ha ido incorporando en sus procesos y productos. Este edulcorante tiene muchísimas ventajas respecto a sus competidores más corrientes como el azúcar o sacarina:

  • Endulza los alimentos sin aporte calórico. Es decir, permite que un producto sea dulce y “light” pero de forma natural, sin aditivos de por medio.
  • No provoca reacción glucémica al ingerirla, lo que la hace apta para diabéticos.
  • No desarrolla riesgo dental (se acabaron los avisos de la abuela diciendo “hijo, se te caerán los dientes si no paras de comer dulces…”).
  • Aunque es más caro (de momento), también es verdad que endulza hasta 70 veces más que el azúcar corriente, con lo cual nos hace falta menos cantidad para un mismo grado de dulzor.

Si hacéis una ojeada en tiendas de nutrición y dietética o incluso en grandes superficies veréis un número creciente de productos con stevia. Así pues, el azúcar y la sacarina tienen ahora un competidor muy fuerte a la hora de añadir un punto de dulzor a cualquier alimento o plato.  Además, la planta se puede tener en casa y se pueden preparar tranquilamente las infusiones con sus hojas, aprovechando las propiedades de las que hemos hablado anteriormente.

¡En Japón, la stevia ya supone un 41% de los edulcorantes consumidos! Yo ya lo he probado en algunos zumos “light” y la verdad es que no notas ninguna diferencia.

¡Empieza la Revolución del azúcar verde! ¡Stevia Revolution!

stevia11.jpg

Plantas de Stevia