Berries, una maravilla nutricional

Ahora que se acerca la temporada de berries, nuestra colaboradora, la pastelera Alejandra Link, nos cuenta de las múltiples propiedades de estos frutos y comparte la receta de un exquisito kuchen de arándanos y frambuesas.

Ya estamos en primavera, mi estación favorita del año y no nos vamos a dar ni cuenta cuando estemos en verano y la temporada de berries esté en su máxima expresión.

Decidí escribir de esta maravillosa y nutrida familia de frutas, la cual también es conocida como frutos del bosque, porque me impresiona su calidad nutricional y todas las propiedades que tienen para mantenernos sanos.

En Chile se cultivan muchos berries para su comercialización como los arándanos, frambuesas, moras, frutillas, zarzaparrillas, entre otras. También existen los berries nativos donde destacan la frutilla chilena y la murtilla, especies que han sido parcialmente domesticadas. Otros berries como el maqui, calafate, chauras, miñe-miñe, zarzaparrillas, tienen valor, ya sea como plantas ornamentales, por sus frutos o como parte de la flora nativa.

Estos pequeños frutos están cargados de vitaminas, minerales y antioxidantes. Diversos estudios han demostrado que los berries poseen efectos antioxidantes (su principal característica), antiinflamatorios y anticancerígenos. Es por esta razón que ayudan a combatir diversas enfermedades tales como las relacionadas al corazón, el cáncer, la artritis y diabetes, entre otras.

En general, todos los berries tienen varios nutrientes esenciales para la salud, por lo cual su consumo es ampliamente recomendado por los nutricionistas. Algunos de los nutrientes claves son las vitaminas A y C, el ácido fólico y el selenio, calcio, hierro, potasio, magnesio, fibra y carotenoides.

La gran gracia de los berries es que todos son bajos en calorías y altos en fibra. Recuerden, como dato, que mientras más oscuros mayor su valor nutricional.

A continuación les voy a detallar las características principales del arándano y la frambuesa, que son de los berries más usados y más ricos a mi parecer.

Arándano

  • Alto en vitaminas C y E, en hierro y potasio.
  • Por su gran poder antioxidante, aumenta el colesterol HDL.
  • Minimiza los problemas gastrointestinales.
  • Retarda el desarrollo de cáncer de colon, de seno y de próstata, entre otros.

Frambuesa

  • Además de las que conocemos de color rojo, existen variedades amarillas, negras, anaranjadas y blancas.
  • Contiene vitaminas del grupo B, potasio, hierro, calcio, ácido fólico y magnesio.
  • Además de servir como laxante, el jugo de frambuesa tiene propiedades diuréticas.
  • El té de frambuesa se puede usar para desinflamar las encías.
  • El té de sus hojas se usa como remedio para prevenir los cólicos menstruales.
  • Como la frambuesa tiene propiedades antiinflamatorias, previene los dolores musculares.

En el mundo gastronómico los berries se utilizan bastante, tanto en preparaciones dulces como saladas. En la pastelería sirven para casi todo tipo de preparaciones, desde deliciosas mermeladas, postres llenos de fruta, cheesecakes en muchas versiones, decoración y relleno de tortas, etc.

Acá en Divina Dulzura tenemos varias preparaciones que llevan estas frutas. Pueden escoger la Terrina de Chocolate Negro o Blanco con Frambuesas, el Parfait de Arándanos, Cheesecake de Arándanos y el Kuchen de Berries, el cual les voy a enseñar a preparar a continuación.

Kuchen de Berries

Para la masa

  • 125 gr mantequilla
  • 1/2 taza azúcar
  • 1 huevo
  • 2 tazas harina
  • 1 cdta. polvos hornear

Preparación

  1. Pongan en un bol o en la batidora con el gancho todos los ingredientes y formen una masa.
  2. Envolver en plástico y refrigerar a lo menos 20 minutos.
  3. Estirar la masa en un molde desmontable y refrigerar por 15 minutos.
  4. Pre hornear la masa por 20 minutos en horno a 170°C.


Relleno

  • 1 taza frambuesa
  • 1 taza arándanos
  • 2 tazas leche
  • 2 huevos
  • 2 cdas. maicena
  • 4 cdas. azúcar
  • 1 cda. esencia vainilla

Preparación

  1. Calentar la leche con el azúcar y esencia de vainilla.
  2. Agregar la maicena y los huevos. Poner fruta sobre la masa prehorneada y luego verter la crema.
  3. Llevar a un horno medio (160°) por unos 30 minutos o hasta que cuaje la crema.
  4. Dejar enfriar sobre una rejilla y luego desmoldar.
  5. Comerlo tibio es un placer indescriptible!