La importancia de certificar un nombre y un origen

Una sentencia de la audiencia provincial de Navarra ratifica que la empresa Coronas de Navarra no puede vender espárragos de Perú y China bajo la denominación “de Navarra”

Si eres un espárrago de Navarra, lo eres de verdad, y es que es realmente importante que cuando un consumidor acude a comprar en un determinado producto, y lo hace convencido que ese alimento es de un lugar determinado porque eso le otorga una calidad que no tienen otros, lo haga sin ningún tipo de engaño o subterfugio.

El hecho es que la audiencia provincial de Navarra ha dado la razón a la IGP Espárrago de Navarra en un litigio que mantenía con la empresa “Coronas de Navarra” que comercializan espárragos de Perú y China bajo esa marca.

La sentencia ratifica que:

1. Que el uso del signo Coronas de Navarra para identificar espárragos supone una infracción de la IGP Espárrago de Navarra con arreglo al reglamento (CE) 51072006, ya que el producto que se vende no está inscrito en dicha IGP.

2. Que la utilización de dicho signo supone igualmente una conducta desleal por el hecho de infringir las normas jurídicas que regulan la actividad de promoción y producción de espárragos, así como los derechos y obligaciones de aquellos que desarrollan la actividad comercial, industrial o artesanal de espárragos en Navarra.

3. La nulidad total de la marca Coronas de Navarra para la categoría de “conservas vegetales”, así como el cese del uso de “de Navarra”.

La verdad, que el solo hecho de que una marca pretenda intentar hacer ver al consumidor que su producto es de una zona determinada cuando realmente venden producto cosechado en otro lugar del mundo debería bastar para la repulsa de cualquier hecho. Lo malo es que las marcas, y no es el primer caso, utilizan pequeñas trampas para hacer este tipo de prácticas.

Pueden poner dentro de la marca “de Navarra” mientras que en otra parte del envase pongan que los espárragos son de otra zona. Por lo que esta sentencia sienta un precedente muy importante para hacer cumplir de una forma más justa con el consumidor la legislación.