Receta de paletilla lechal asada

Hoy hemos cocinado una paletilla de lechal asada a baja temperatura. Objetivo: conseguir una carne tierna y jugosa. Descubre cómo hacerla con fotografías del paso a paso.

El otoño para mi quiere decir caliente. Sí, no me refiero, está claro, a la temperatura de la estación del año, si no a la gastronomía. A reencontrarnos con la comida calentita, los asados, los estofados, los guisos, los platos de cuchara. Y para mi, uno de los asados que más me gustan son las paletillas de lechal. Además estamos en la mejor época, de ahora final de año para pedirle a nuestro carnicero este tipo de piezas.

La forma de hacerla es muy sencilla, aderezar y asar. Después se sirve con una ensalada, lo mejor, o con unas patatas asadas o fritas. Incluso podemos hacer un puré o similar. Ahora bien, mi me gusta hacerla algo diferente, la aso a baja temperatura durante más tiempo. De ese modo queda como mantequilla la carne. Veamos cómo.

Tiempo de elaboración | 4 horas
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

  • 3-4 paletillas de lechal
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 hojas de laurel
  • 20 ml de vinagre de jerez
  • Pimienta y sal

Cómo hacer paletillas de lechal asadas

Al carnicero le pediremos que le de un par de golpes. Es lo mejor para asarlas ya que rompe los tendones y además es más fácil servirlas después en el caso de que no nos vayamos a comer una entera.

Las ponemos en una bandeja de horno, si tiene espacio para poner agua (un poco) la pondremos si no pondremos agua y las paletillas encima de unos platos puestos al revés, que no toque el agua. Después trituramos dentro del aceite el laurel, la pimienta y la sal. Además añadimos el vinagre y untamos las paletillas por ambos lados.

Asamos a 100-110 ºC durante 3 horas 30 minutos. Después subimos la temperatura a 190º, damos la vuelta a las paletillas y asamos 10 minutos más. Sacamos y servimos.

Consejos y sugerencias

Asando a baja temperatura las paletillas de lechal conseguimos que queden todavía más tiernas. Después subiremos la temperatura al final solo para conseguir un dorado y ligero crujiente la temperatura. Si las asásemos fuerte desde el principio tardamos menos pero también puede queda más seca la carne. Acompañamos de ensalada verde.