Aprende a coger setas

Trucos consejos para coger setas en otoño. Además de más consejos para cocinar setas y conservarlas.

El aroma a tierra mojada me encanta. ¿Por qué lo digo? Porque es ese aroma el que relaciono con la recogida de setas del otoño. Ir a primera hora de la mañana al monte, el rocio o las lluvias del día anterior han mojado todo y el aroma es absolutamente genial. Lo relaciono con más cosas, la diversión de coger setas, pero sobre todo la diversión de cocinarlas y comerlas después. Es una especie de ritual que se repite año tras año.

Las setas no es que tengan un gran aporte de vitaminas, ni de calorías, ni de nada. De hecho gran parte de las setas están compuestas por agua, 9 de cada 10 partes. El resto es fibra. Además tienen una composición muy similar de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra que las verduras. Creo que lo que hace especiales a las setas es su textura y el sabor que dan a los platos.

Setas de otoño

Hace unos meses os hablamos de las setas de primavera. Es lógico que lo hagamos ahora de las setas de otoño. Además es incluso más lógico hacerlo de las de esta temporada que las ha en abundancia, más que cualquier otra época del año, como es lógico ya que nacen con las primeras lluvias y se quedan, muchas de ellas, durante el invierno.

En otoño hay muchísimas variedades, solo tenéis que daros una vuelta por alguna de las exposiciones que se organizarán en las distintas sociedades micológicas. Lo malo es que son tantas que también muchas son venenosas. Entre las variedades buenas tenemos: níscalos, boletus edulis (y otros tipos de boletus), gorro verde, coprinus, amanitas (de muchos tipos, incluidas algunas variedades muy tóxicas), setas cardo, rusula, etc.

Cómo coger setas

cc bibigeek

Mi primer consejo es que nunca salgáis solos a coger setas y que siempre lo hagáis en compañía con alguien que entienda del tema. No vale ir con un libro, tampoco vale ir solo habiendo leído estas líneas.

El segundo consejo es que nunca cojáis una seta u hongo que encontréis si no estáis seguros de la especie de que se trata. ¿Conocéis el refrán de “más vale prevenir que curar”?

El tercer consejo y último es que respetéis mucho el monte. El monte debería quedarse tal y como lo habéis encontrado. Nada de dejar basura y sobre todo, nada de destrozar setas. Hay que saber cómo se cogen. De hecho, los buenos recolectores de setas saben dónde habrá el año siguiente porque cogiéndolas bien, al año siguiente volverá a haber justo en el mismo sitio.

Recetas con setas

Las setas no se ponen a remojo, lo mejor es pasarles paños secos o incluso con brochas de pelo gordo para quitar tierra. Aunque si hubiese que pasarlas por agua es mejor hacerlo antes de quitar el pie o cortarlas. Después secarlas bien.

Entre las recetas que se preparan pueden haber de todo. Setas a la plancha, en salteados con verduras, en guisos, cocidos, estofados, en pasta, con arroz, para rellenar, fritas, rebozadas, etc. Aunque seguramente la que más se haga sea a la plancha. Cosa que por otro lado me parece lo normal porque es de las más ricas y donde mejor se aprecia su sabor.

Para conservar las setas lo mejor es hacerlo en papel de aluminio y en frío, también se pueden deshidratar o conservar en botes. Una vez cocinadas se pueden conservar como cualquier otra comida, congeladas, en frío, al vacío.

En Sabrosía Aprende a cocinar en otoño