Beber whisky aporta al planeta

Científicos escoceses descubrieron que se puede crear un poderoso biocombustible de los desechos producidos durante la elaboración de whisky.

Esta es una excelente noticia para los bebedores de whisky, ya que ahora además de sus cualidades de sabor y aroma, está comprobado que es amigable con el medio ambiente. Una empresa de energías renovables escocesa Celtic Renewables desarrolló un proceso que convierte los desechos de la elaboración del whisky en un poderoso biocombustible, que incluso es útil para los automóviles.

¿Pero cómo se transforma los desechos de las destilerías de whisky en biocombustible? El proceso desarrollado por Celtic Renewables incluye una bacteria que va “comiendo” las sobras del proceso de destilación, como granos molidos y otros restos altos en azúcares y que usualmente son usadas como fertilizante o alimento para ganado. Estos desechos son convertidos en butanol o biobutanol, biocombustible que combinado con diesel o biodiesel puede ser usado en vehículos corrientes, que no han sido modificados a un sistema de funcionamiento más ecológico.

Esta empresa ya tiene un contrato con la destilería escocesa Tullibardine y esperan que otras destilerías escocesas se adhieran a este proceso de elaboración ecológico.

Fuente: “Drink Whiskey to Save The Planet” (FDL)