Comer rabanitos en primavera

Nuestra colaboradora Antonia Cafati, chef de cocina natural del blog Brotes y Raíces, nos cuenta de las propiedades de los rabanitos y nabos, vegetales que abundan en esta época.

Estamos en etapa de transición de invierno a primavera, es delicioso ir caminando por la calle y sentir el dulce olor de las primeras flores que nos anticipan el buen tiempo.

Podemos aprovechar esta época del año para ir cambiando poco a poco nuestra alimentación “cálida-invernal” a una más “ligera-primaveral”. Aumentar la cantidad de crudos y disminuir la cantidad de horneados, es un ejemplo de los tantos cambios que podemos hacer.

Los invito a ir a la feria o mercado a comprar vegetales y fruta fresca, en este momento hay gran variedad y de aquí en adelante cada vez hay más manjares naturales. Aprovechen de caminar al aire libre, oler y ver miles de colores y texturas. Yo siempre intento comprar cosas diferentes, así puedo disfrutar de todas las bondades de nuestra tierra.

La última vez que fui a la feria compré rabanitos, ¿son ricos, no?  Son muy frescos, levemente picantes y su color es magnífico. Tengo entendido que hay muchos tipos de rábanos, pero yo sólo he comido uno que es pequeño, rojo-rosado intenso por fuera y blanco por dentro, ese es el que podemos encontrar fácilmente acá durante todo el año, sobre todo en esta época.

No sé muy bien si el nabo es una especie de rábano, al parecer no, pero yo siempre los relaciono como hermanos. El nabo también es delicioso: es alargado como una zanahoria pero mucho más grande y grueso, blanco por dentro y blanco con leves tintes púrpura por fuera. Su sabor es mucho más suave que el del rabanito y no es picante.

Los rabanitos generalmente los como crudos, los corto en láminas finas y los pongo en la ensalada, le da un toque crujiente especial, también se pueden hacer cocidos: salteados, al vapor, a la parrilla… El nabo, en cambio casi siempre lo como cocido, me encanta al vapor, aunque crudo y rallado también queda buenísimo.

Los rábanos son de la familia de las crucíferas al igual que el repollo, el nabo, la coliflor y el brócoli. Tienen mucha vitamina C, son antioxidantes, diuréticos y tienen muy pocas calorías, son muy recomendados para depurar.

Aprovechemos los rabanitos que abundan en esta época. Le darán color a nuestras preparaciones y nos ayudarán a limpiar los excesos del invierno.