El jamón islámico ya es una realidad

Cecina de cabra para sustituir el jamón en los países islámicos. Investigación realizada por la Universidad de Ourense y Tánger.

La Universidad española se mueve, a pesar de los recortes en financiación pública. Y se mueve porque tiene proyectos interesantes que llevar a cabo. Así, la Universidad de Ourense lleva dos años realizando estudios en un proyecto para darle valor al caprino de Marruecos, ya que la colaboración es con la Universidad de Tánger. La idea no es otra que dar con un sustituto de los jamones de cerdo.

La alternativa se presentó en forma de cabra y llevan dos años realizaron procesos de curación para crear una cecina de cabra. Todo el proceso de curado y salazón se lleva a cabo en Marruecos. Para crear estos jamones islámicos utilizan carne de cabra de hembra vieja sacrificadas según la ley islámica. La carne del macho es demasiado intensa. El primer año se hizo la curación, el segundo año las catas.

En el proceso de curación se tuvieron en cuenta otros procesos que ya existen en la actualidad, como es el de la cecina de chivo de Vegacervera en León que la realizan frotando el exterior con aceite de oliva y pimentón.

Aún así indican que la cecina que sale como resultado de este proceso tiene un sabor muy intenso, el paladar español no está acostumbrado a esto e indica que para el paladar de Marruecos es ideal. Hay carnes intensas que se elaboran cortadas en tiras y secadas al sol, el kaddid. La diferencia es que el proceso de curación de esta cecina es único ya que se realiza según el rito Halal y además está libre de cualquier intoxiación.

Vía El País