Carritos de la compra inteligentes

El carro de la compra sigue siendo ese instrumentos dedicado al transporte de un sitio a otro y ya. Eso hasta que alguen se le ocurra incorporar este tipo de ejemplos que os traemos hoy

Es curioso que con la cantidad de avances tecnológicos que existen hoy en día pero que casi ninguno se haya dirigido a algo tan sencillo como facilitarnos la tediosa tarea de hacer la compra en el surpermercado. Sí que se han implementado sistemas de cobros diferentes, como son las cajas en las que tu mismo pasas la compra. Pero el carro de la compra sigue siendo ese instrumentos dedicado al transporte de un sitio a otro y ya. Eso hasta que alguen se le ocurra incorporar este tipo de ejemplos que os traemos hoy de dos carritos de las compra inteligentes.

El primer carrito de la compra inteligente que he encontrado es el que nos muestran en este otro vídeo. Se trata de un poryecto de las universidades de Nottingham, Sussex y la Open University. El carrito tiene un pequeño ordenador que lee los códigos de barras de los productos.

El motivo final de este proyecto era mostrar la huella de carbono de cada producto, de forma que con unas luces situadas en el mango del carrito de la compra y tras pasar el lector de código de barras te muestra cuantas luces verdes se encieden, siendo de esta forma más o menos sostenible el producto en función de los kilómetros que ha recorrido.

Cosa que como indican en Cooking ideas puede ser utilizado para mostrar otro tipo de información. Como por ejemplo el contenido nutricional del producto del que se quiere obtener más información.

Y el segundo carro de la compra lo tenéis en este otro vídeo. Y este sí que se puede decir que es un carro muy inteligente.

El carro utiliza la cámara que va incorporada a kinect para seguirte por el supermercado. ¡Ya no tenéis que arrastrarlo! Y no solo es, si no que además reconoce la compra que vas introduciendo en el carro. Esto da varias posibilidades, la primera es que consigues centrarte solo en la lista de la compra que antes has introducido en el sistema. Si compras algo que no está en la lista el carro te llama la atención.

Por otro lado el carro reconoce los alimentos que has comprado y de ese modo te dice de qué tipo son, si son orgánicos o no, etc. Esto tiene más posibilidades porque puede ajustarse a dietas y si compras alimentos que no son de la dieta el carro te lo puede recordar también.

Y por último puedes interactuar con el carro con un sistema de reconocimiento de voz, hablar con él, etc. Ahora, lo que no tengo claro es si al final tienes que pasar por la caja para pagar o puedes pagar en el momento.

Vía Gizmag, Cooking ideas