Queso y fruta: una buena pareja

Combinar quesos con el dulzor y frescor de algunas frutas es una buena opción para hacer más entretenido un aperitivo. Aquí te dejamos algunas recomendaciones.

Si eres fanático de los quesos y los sabores agridulces, las frutas serán tus aliadas a la hora de hacer combinaciones. Aquí te proponemos algunas para que las pruebes.

Queso mantecoso y dulce de membrillo. Similares texturas y distintos sabores, esta combinación agridulce es típica en Argentina y Uruguay. En Uruguay, es un postre llamado Martín Fierro. También queda bien con queso de oveja.

Queso de cabra y papaya. Esta mezcla la probé en el Valle del Elqui (Chile) y queda buenísima, ya que la dulzura de la papaya contrasta con la mayor acidez del queso de cabra.

Queso camembert o brie con higos. Los quesos más cremosos quedan muy bien con el fresco dulzor de los higos. Incluso puedes partir los higos, rellenarlos con queso y llevar unos minutos al horno. Si no es temporada de higos, puedes combinarlos con duraznos (melocotón) o uvas. También funcionan con frutos secos, especialmente con damascos turcos.

Queso azul y pera. El frescor de la pera contrasta con la fortaleza del queso azul. Aquí también puedes innovar y confitar la pera para que el contraste de sabores y texturas sea aún más  pronunciado.

Por último, si quieres acompañar los quesos con un vino, te recomendamos maridar estas combinaciones con un pinot noir o un vino blanco más frutal como un chardonnay.