El origen del gin tonic

Los descubridores de la quinina, ingrediente fundamental en la elaboración de las tónicas. Y cómo derivó una cosa en otra hasta obtener el gin tonic.

Hace unos días asistí a la presentación en España de una nueva tónica premium, la Markham Premium Indian Tonic Water. Y aunque otro día os hablaré sobre la tónica, hoy quería contaros una historia. La historía de cómo nació el gin tonic, uno de los cócteles más apreciados – en cualquiera de sus variantes – en buena parte del mundo.

El primer importador de quinina

Básicamente el Gin Tonic se compone de dos ingredientes, por un lado la tónica y por otro lado la ginebra. Ambos ingredientes tienen sus propias cualidades, por eso la combinación entre estos y la adición de los ingredientes “botánicos” hacen que podamos obtener una misma bebida por el nombre, pero muy diferentes los unos de los otros.

Pues bien, para hacer la tónica se tiene en cuenta un ingrediente que se obtiene de una planta llamada cinchona, el ingrediente es la quinina, que tiene propiedades “medicinales“, como son las propiedades antipiréticas, antipalúdicas y analgésicas. Eso sí, tiene un sabor amargo.

cinchona660x438.jpg

Hoja de la Cinchona cc EOL Learning and Education Group

Aquí es donde entra la persona que fue capaz de importar las primeras plantas, Sir Clements R. Markham. Fue un navegante, botánico, explorador, escritor, geógrafo inglés que vivio entre 1830 y 1916. Concretamente, en 1852 fue cuando descubrió esta planta y sus propiedades cuando estaba en Perú investigando la cultura inca.

De hecho, las propiedades de la quinina se conocían bastante antes, unos dos siglos antes, por la Condensa de Chinchón, esposa del Virrey de Perú, que cuando calló enferma por una extraña enfermedad, los indígenas le dieron quinina para que se curase.

El descubrimiento hizo posible importar plantas de Perú para realizar tratamientos con la malaria y otras enfermedades tropicales. No sin correr muchos riesgos, ya que los indígenas no estaban por la labor de que Sir Markham se llevase su tesoro natural. De hecho el título de caballero, el Sir, lo obtuvo gracias a que consiguió llevar la quinina a la India colonial británica.

El Origen del Gin Tonic

gintonic660x438.jpg

cc cyclonebill

Ahora retrocedemos unos 40 años antes de que Sir Markham pudiese llevar la planta de la quinina a la India. Pero nos quedamos en el mismo escenario, en la India. Los soldados británicos allí establecidos necesitaban tomar una dosis diaria de quinina para evitar contraer malaria.

Pero debido a su sabor fuertemente amargo, los soldados la mezclaban con lima, azúcar y agua, de esa forma surgió la primera tonica. Por la gran demanda que había de quinina es por lo que Sir Markham decide llevar allí la planta y consigue plantarla. De esa forma se abastece mejor a los soldados británicos.

Solo quedaba que llegase algún soldado más avispado que otros, que fue el que a principios de siglo XIX añadió un poco de ginebra a la mezcla anterior. De esa forma nació el primer Gin Tonic.

Ahora bien, sobre la quinina y su uso hay mucha controversia. Hasta tal punto de que está muy limitado su uso como ingrediente de forma comercial, y solo está permitido su uso terapéutico de forma controlada. Por ejemplo la FDA en Estados Unidos limita su uso comercial en tónicas como máximo a 83 partes por millón. Una cuarta parte del uso medicinal. El motivo no es otro que un uso terapéutico prolongado puede ocasionar problemas serios de salud.