Costillas glaseadas con miel y mostaza a la antigua

Una receta especialmente rica dado el contraste de sabores que podemos encontrar. Si queréis unas costillas especialmente jugosas probad a hacer esta elaboración.

Tal vez no os acordéis de la receta de costillas con salsa barbacoa que hice, fue una de las primeras del blog. Aunque no ha pasado mucho tiempo debo confesaros que la finger food, la comida de comer con las manos, me apasiona. Y creo que de las mejores que hay son las costillas asadas, estas además glaseadas con miel y mostaza a la antigua.

La mostaza a la antigua ya sabéis que es diferente a la inglesa o a la de Dijon por que viene con los granos enteros. Lo que la hace, o al menos a mi me lo parece, especial para determinados tipos de presentaciones. Y además es más suave que otras.

Tiempo de elaboración | 2 horas 15 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

  • 2 costillares
  • 4-6 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mostaza a la antigua
  • Sal

Cómo hacer las costillas asadas con miel y mostaza

Empezaremos por limpiar el costillar de grasa sobrante y lo sazonamos. Después lo envolvemos en papel de aluminio y lo ponemos en una bandeja de horno. Precalentamos el horno a 160 ºC y lo introducimos una hora y media.

costillasmiel1660x438.jpg

Por otro lado hacemos el glaseado de miel y mostaza. Mezclamos la miel, si está muy dura, la miel de buena calidad suele ponerse dura, la metemos en el microondas para volverla líquida. Mezclamos después la mostaza.

Cuando las costillas estén asadas las quitamos el papel de aluminio y las pintamos con el glaseado de miel y mostaza por un lado. Introducimos en el horno a 200 ºC durante 10 minutos.

costillasmiel3660x438.jpg

Después de estos 10 minutos. Sacamos y damos la vuelta. Pintamos de nuevo con el glaseado y volvemos al horno 10 minutos. Repetimos la misma operación otras dos veces.

costillasmiel4660x438.jpg

Consejos y sugerencias

Para finalizar solo quedan por servir las costillas asadas con miel y mostaza. En este caso yo siempre prefiero partir las costillas en la cocina y servirlas partidas, en especial cuando se trata de un plato para compartir. Es mucho más fácil para todos los invitados ir cogiendo de una en una que tenerlo que partir en la mesa.

costillasmiel5660x438.jpg

Como acompañamiento a estas costillas podríamos poner una ensalada verde o si no unas patatas como las que hice con el chile de carne.