Cuchillos básicos para iniciarse en la cocina

Hay cuchillos para todo tipo de usos, aquí te aconsejamos cuáles son los básicos que tienes que tener en tu cocina, para iniciar tu primera colección.

Si te gusta cocinar, tener buenos cuchillos es algo fundamental. Te contamos sobre algunos cuchillos básicos que todo cocinero amateur debería tener.

Cuchillo de chef: Muy versátil, cubre la mayoría de las técnicas culinarias como cortar, picar o rebanar todo tipo de carnes y vegetales. Su largo va entre los 20 y 30 centímetros y su hoja tiene una forma redondeada. Hay dos tipos, el alemán (hoja más curva) y el francés (con una hoja de una forma más triangular). Debe ser filoso y de acero templado. La curvatura de la hoja ayuda al movimiento rápido a la hora de cortar.

Es importante fijarse en cómo está hecho el cuchillo, se dice que los mejores son los forjados de una sola pieza de acero ya que no tienen puntos débiles en su estructura, como si tuvieran la hoja y el mango separado. Además está la ergonomía del cuchillo, es importante tomarlo y sentir su agarre y su peso. La idea es que sea equilibrado entre la hoja y el mango.

Un buen ejemplo de esto es el cuchillo Santoku. Es la versión japonesa del cuchillo de cocinero, Su nombre siginifica “tres virtudes” y está diseñado para rebanar, cortar y picar. Se diferencia porque tiene una hoja más delgada, de cara ancha, y su parte superior y el filo son más rectos que el cuchillo de chef. El mango está en línea con la punta, lo que permite un mayor manejo, movimientos rápidos y cortes precisos. Sirve para pescados, carnes y verduras.

Tanto el cuchillo de chef como el Santoku, cubren casi todos los tipos de cortes y preparaciones, pero igual hay ciertas tareas específicas que requieren cuchillos especiales. Por ejemplo un cuchillo con sierra sirve para rebanar pan, sandwichs, tortas e incluso son muy útiles para los tomates. Aquí de preferencia deben tener una hoja de entre 25 a 30 centímetros.

Para otras tareas culinarias más declicadas como sacar el tallo a las frambuesas, descorazonar las frutas o abrir la vaina de vainilla y retirar las semillas, se necesita un cuchillo de pelar (o pelador) muy afilado. Es clave que no sea más largo que 9 centímetros (o 3,5 pulgadas), ya que uno más largo podría comprometer la precisión y la agilidad. También existen cuchillos deshuesadores que deben ser de hoja delgada, flexibles y muy filosos.

Una recomendación importante es mantener los cuchillos siempre afilados, ya sea con una piedra especial o con un afilador eléctrico.

Fuente: “First Kitchen: Starting a knife collection” (Food 52)