Invierno: lo malo y lo bueno de pasar esta estación para las mujeres

delujo100verdaderocorderodecuerosuaveconelrealvisonabrigosdepieldemapachechaquetasdecuellodepiel494930236x350.jpg
¿Se han dado cuenta la metamorfosis por la sufrimos por ser mujeres? A ver, me explico: los hombres se ponen parcas, tal vez bototos, un par de calcetines abrigados y quizá una camiseta. Y listo, salen a luchar contra el invierno (no contamos con los estilosos, porque se demoran más que uno).

¿Pero qué nos pasa a nosotras? Una de las características más genéricas en nuestro género, es nuestra cero facultad de mantener una temperatura agradable en invierno. Es más, tratarnos de las reinas del hielo es poco. Pero para concretar esa transformación, hay algunos pasos que me gustaría identificar.

Ropa: guardar todo lo que pillas que de verdad sabes que no te vas a poner, aunque claro, siempre le das una segunda oportunidad a esas poleras pequeñas con tirantes porque siempre salvan para usarlas bajo alguna polera manga larga. Entre más abrigada mejor.
Lo otro, en cuanto a ropa, es revisar si tienes abrigos suficientes como para no parecer que siempre andas vestida igual. Y si no tienes, es necesario invertir… ¿Cuál es el costo? Siempre un abrigo decente y nuevo puede costar de 40 mil hacia arriba. No es barato, ¿verdad? Pero igual la mayoría hace el sacrificio.
Teniendo los abrigos suficientes, los chalecos y los jeans, las pantis (medias) son el último elemento, porque las usamos para todo. ¿Recuerdan ese artículo de las pantis que publicamos hace un tiempo? Pues si no lo vio, aquí el link para volver a verlo.
Comida: disponer una variedad de frutas es la mejor parte del verano (desde la perspectiva de la alimentación, no me mal interprete), y andar con una botella con agua es también una buena costumbre. Pero con el invierno las frutas dejan de ofrecer variedad y todo lo que nos es sano y no engorda,  se vuelve un poco más tentativo. Tu cuerpo pide salsa, café, pancito, y cualquier cosa calórica, ¿qué hacer? Algunas valientes luchan contra eso, pero otras no podemos simplemente y como resultado engordamos un par de kilos, que algunas veces ni las chaquetas hacen que pasen piola.
Amor: “Lluvia + pololo = win win”, decía una amiga en twitter, mientras por la ventana se escuchaba que se caía el cielo con tanta lluvia. ¿Acaso no lo ven? Pues bien, siempre en la mayoría de las conversaciones, el invierno, además de sopaipillas y mucho té, es sinónimo de tener a alguien en la noche para acurrucarse y no pasar frío, el “guatero personal”. La verdad ves que por más básico que suene, confiesen, más de alguna vez lo han pensado.
Y, ¿se sienten identificadas? ¡Esperamos sus comentarios!