Sácale jugo a tu barrio: ¿Sabes realmente a quién tienes de vecino?

lafoto3.jpg

¿Ven ese plato increíble que está en la foto que acompaña este post? Pues bien, para mi sorpresa puedo ir por todas las veces que quiera (y tengo plata) a servirme uno eso, porque está a tres cuadras de mi casa.

¿Cómo ocurrió ese milagro? Hace un mes se abrió un local de comida peruana llamado El camino del Inca, justo en la esquina entre José Manuel Infante y Santa Isabel. Aunque no vivo el centro de providencia o cerca de un metro, mi barrio ha sabido conquistarme con ese tipo de ofertas, que están ahí para mí y son muy variadas. Más que milagro, se lo adjudico a la capacidad de observar: y ustedes, ¿saben qué los rodea realmente? Es aquí el objetivo de este post, incentivarlos a explorar su barrio, reconocer qué espacio es agradable y darle una chance a disfrutar de esos territorios en vez de buscar otras calles desconocidas para ti, pero más populares para tus amigos.

¿Se acuerdan del post de la peluquería de barrio (crear enlace con el post anterior)? A propósito de esa idea se me ocurrió analizar las calles que me rodean y me recordé que hay más de una sorpresa por acá. Atrás, junto a una plaza donde en la noche se transforma en un lugar lleno de jóvenes que toman por primera vez (en serio, cada año llegan niños mucho más chicos que el grupo del año anterior), hay al menos dos café, un local de comida brasileña. Y hacia el otro lado está el supermercado y un par de panaderías. Suena demasiado bien, pero en la práctica no aprovecho esa condición.

lafoto4.jpg

Creo que de las veces que he salido, sólo tres han sido cerca de mi casa y eso que ya había identificado muchos locales así. ¿Será porque me da lata pedirle a mis amigos que vengan cerca de mi casa que está lejos del metro? Muchas veces y por una obvia comodidad es mejor para alguien que no tiene auto ir a carretear cerca del metro. Pero creo que me he estado equivocando medio a medio, porque aquí no hay ruido de micros, pero sí variedad para pasarla bien y justamente ¿”pasarla bien” no es el objetivo? Clara que sí.

Creo que sin importar el lugar, tu barrio merece una oportunidad. Buscar, preguntar, leer lo letreros es parte de esa proceso de reconocer y valorar el lugar donde vives más allá de tener tu cama cerca.

Y a ustedes, ¿les pasó lo mismo que a mí?