Outox, una bebida que baja los niveles de alcohol en la sangre

Algunos de dicen la bebida milagrosa.

-La crearon en Bélgica y se supone que es 100% natural hecha en base a vitamina C y fructosa. Tiene además acidulantes, ácido cítico, ácido málico, antioxidante (ácido ascórbico) y aroma colorante (ácido carmínico). Debe tomarse sola, fría, lentamente y justo después de la última copa. Sirve también para la resaca, pero sus efectos, por supuesto, dependen de la contextura de la persona, su peso, el sexo y de cuanto alcohol está acostumbrado a consumir, por eso es que sus efectos y el tiempo que tarda en actuar (entre 40 y 50 minutos), puede variar entre unos y otros.

Su comercialización generó polémica en Francia, porque consumirla es como mentir (si es que te pillan manejando bajo los efectos del alcoholo, pero con un porcentaje mínimo en la sangre), lo que es verdad en todo caso. A pesar de eso, ganó en 2005 el Premio a la Mayor Innovación Anuga, galardón no menor porque Anuga es una feria que realizan Koelnmesse GmbH y la sociedad agrícola alemana DLG, en Colonia, cada tres años. Y en 2004 recibió el Premio 42 d’or Sial, en la Feria de Alimentación Internacional de reconocido prestigio que se realiza en París.

Outox se vende en botella y en latas, igual que las de las bebidas energéticas, de color naranjo. Para algunos, este diseño llamativo, y el mismo producto, pueden hacer que la gente le de un mal uso y se lance a manejar sin “culpas” por haberla tomado antes de partir. El punto es que ayuda con la resaca, por su contenido rico en vitaminas, y sí baja el porcentaje de alcohol, pero no significa que reduzca sus efectos.

Otra bebida que ayuda a la resaca es Mung, pero al igual que Outox, no disminuye los efectos de alcohol. Y si buscas algo más natural, puedes comer plátano, por el potasio; mandarinas o naranjas, por la vitamina C; hidratos de carbono, que alivian en forma rápida y eficaz o una cerveza, porque su glucosa y calorías ayuda a combatir la resaca y su alcohol hace que suban el que tenemos en la sangre y nos alivie, pero no siempre es bueno porque los niveles bajan otra vez y hacen que volvamos a sentir dolor de cabeza y malestar.

Otra creencia, que funciona al parecer, es partir un limón por la mitad y frotártelo por las axilas. No hay explicación para eso, pero a mucha gente le resulta.