La abultada receta de hoy: ensalada de espinacas

(cc) Flickr.com/La.blasco

Mi abultado aporte de este fin de semana fue esta increíble ensalada. La verdad, como ya les he contado, se hace difícil avanzar cuando los platos de fondo hay que repetirlos, pero bueno, nada que hacer cuando la gente lo pide.

La calve: espinacas tiernas, vinagreta y queso gruyere encima

Lo bueno de esta ensalada es que junto con ser extremadamenta fácil de hacer -exageradamente fácil- resulta ser un buen comodín para que los niños se coman la espinaca y eso siempre se agradece.

Lo primero que hay que hacer es conseguirse un buen puñado de espinacas lo más frescas y tiernas posibles y si son orgánicas mejor. Es la forma en que se sientan crocantes en la boca y tenga un sabor suave para que pase confundida como alguna variedad exótica de lechuga. Luego viene el aliño, una buena mezcla de aceite de oliva, vinagre al estragón, mostaza dijon, azúcar, sal y pimienta. Se bate todo muy bien y se bañan las espinacas. Luego un trozo de queso rallado gruyere encima y listo. La ensalada perfecta.