Moules Mariniére

(cc) Flickr.com/HRC

Una enérgica santiaguina, madre de 3 niños y microempresaria se sintió tan inspirada con la película Julia & Julie que decidió atreverse con un desafío similar, es así como nace la “Buena Mano” donde Cristina Goyeneche se embarcará en su propia aventura intentando cumplir la misma idea.

Parece que se me ha pasado la mano con los choritos, ya ni fotos encuentro!! pero no se preocupen, ya podrán descansar de ellos, pronto vendrá la racha de ostiones. Me lancé a preparar estos porque unas amigas prepararon días atrás este plato. A mí me tocó saborear los restos a la hora de almuerzo y estaba increíble.

Me tendré que contentar con no comer choritos el resto del año ya que tengo prácticamente todas las recetas que los llevan ya hechas!!

Las indicaciones de cocción son similares a las de otras bases: vino blanco, hoja de laurel y cinco minutos al fuego hasta que las conchas se abran, retirarlos inmediatamente para evitar que se pase su punto. En este caso a la cocción se sumaba también una rama de perejil y una chalota.

Ya listas, a los choritos se les elimina la concha vacía, se ponen en un plato sopero y el caldo se reduce con una cucharada de mantequilla y media taza de crema. Se bañan los choritos con este jugo y se agrega perejil picado. En alguna parte del proceso hay que salpimentar, sólo que no está indicado cuándo por lo que queda a su criterio.

Recomponedor, aromático, sabroso, muy rico e imagino sano. Suerte!!