La verdad sobre el asiento vacío en la boda del príncipe Harry y Meghan Markle

La nostalgia fue parte de la boda del hijo menor de Lady Di, durante la ceremonia un asiento permaneció vacío, algunos especulan que esto fue en honor a su madre.

La boda real del príncipe Harry y Meghan Markle ha acaparado la atención del mundo entero, en ella estuvo presente el recuerdo de Diana de Gales en muchos detalles.

La ausencia de la inolvidable Lady D llenó de nostalgia la ceremonia de la boda de su hijo menor con la actriz norteamericana.

No cabe duda de la excelente conexión que existió entre el príncipe Harry y su recordada madre, por eso estuvo presente en sus pensamientos en este importante día.

El menor de los hijos del matrimonio de Diana Spencer y el príncipe Carlos, no quiso dejar pasar la oportunidad para rendir tributo a su madre, de una manera muy especial.

La imagen mas emotiva de la ceremonia, fue el asiento vacío que estaría reservado para la princesa Diana, en el lugar mas cercano al altar y en primera fila.

Los medios reseñaron este gesto como un tributo a la desaparecida princesa Diana, ya que su hijo hubiese deseado tenerla cerca en esta importante ocasión.

Pero algunos expertos en el tema de la realeza indican que el asiento no estaría reservado, ni fue dejado vació por ninguna solicitud de Harry.

Este asiento se mantuvo vacío según explican los entendidos, ya que según las normas de etiqueta de la realeza inglesa, ninguna persona puede estar sentada delante de Su Majestad la Reina Isabel II.

Mas allá de las teorías, es indudable que la presencia de Diana estuvo marcada por los gestos de su hijo y los detalles que escogió para rendirle tributo.

Cuando fue interrogado antes del gran día, el príncipe Harry expresó: “Creo que ella estaría en la luna, saltando de arriba abajo, ya sabes, tan emocionada por mi” expresó con nostalgia.