Los príncipes William y Harry viven en casas muy diferentes

Una fuente asegura que la casa de Meghan y Harry es muy diferente a la de los duques de Cambridge

El príncipe Harry y su esposa Meghan Markle recibieron como regalo de la reina Isabel II una mansión como es costumbre. Las comparaciones entre este regalo y el que hiciera a William y Kate por su boda en 2013 no se han hecho esperar.

Los nuevos duques de Sussex recibieron el Adelaide Cottage, una cabaña en Windsor que fue construída en 1831 para le Reina Adelaide  , la esposa del Rey William IV.

William y Kate por su parte, recibieron como presente Anmer Hall construído en 1896, donde habitó el mayor de los nietos de la Reina Victoria, quien se convirtió en el Rey Edward VII.

Una fuente insinuó a The Daily Mail que la reina tendría cierto favoritismo por Harry. La residencia de los duques de Sussex queda muy cerca de los apartamentos de sus abuelos, mientras los duques de Cambridge viven a 120 millas a las afueras de Londres.

 

Los datos aportados por el informante también señalan que Isabell II habría tomado en cuenta que Meghan vivió siempre en la ciudad para escoger la propiedad que queda muy cerca del centro de Londres.

The Daily Mail también ha reportado que el interior de ambas casas es bastante distinto uno del otro.

El hogar de Meghan y Harry cuenta con una decoración lujosa, que incluye mármol, delfines de oro y cuedas de un yate real del siglo XIX en la habitación principal.

En el caso de William y Kate, tuvieron mucho trabajo de remodelación antes de poder habitar Anmer Hall. Más de 2 millones de dólares costó la remodelación para adecuar su hogar para los dos futuros reyes de Inglaterra.

Según la información aportada, más allá del favoritismo, la reina Isabel consideró las necesidades y habilidades de cada uno de sus nietos para elegir un regalo acorde a sus personalidades y las de sus esposas.

Te recomendamos en video