A siete años de su muerte, revelan cómo fueron las últimas horas de vida de Amy Winehouse

El tiempo se esfumó y pasaron siete largos años sin la gloriosa voz de Amy Winehouse, la cantante que perdió la vida de una sobredosis etílica a los 27 años.

Fue un 23 de julio de 2011 cuando la fatídica noticia había sido confirmada, la talentosa pero atormentada Amy Winehouse había sido hallada muerta en su cama, a causa de lo que parecía ser un sobredosis de drogas, como fue reportado en primera instancia. Ya han pasado siete años desde aquel día y es justo ahora que se han revelado los detalles de las últimas horas de la cantante.

La interprete de 'Rehab' atravesaba una dura depresión por sus dos últimas relaciones amorosas: el maltrato de una de sus parejas, con el que pensó en casarse; mientras que el otro estaba en la cárcel atormentándola con llamadas constantes. En los primeros meses de 2011, Amy habría atravesado su peor momento, se había mostrado más errática que nunca y su apariencia era muy descuidada. Lo cierto es que en la última semana que estuvo con vida, pudo almorzar con su madre, la cual confesó haberla notado ida.

La noche antes de su muerte, habría consumido al menos dos botellas de vodka, luego le habría pedido a su guardaespaldas que saliera de su habitación para descansar, pero al día siguiente, el guardaespaldas la encontró en la misma posición que la dejó, pero desafortunadamente, sin vida.