La romántica cabaña que recibieron Meghan y Harry, también fue el nido de amor de la princesa Margaret

Meghan y Harry recibieron un obsequio de parte de la mismísima Reina Isabel II, pero su connotación romántica tiene una historia que no todos conocen.

La feliz pareja sigue reviendo fabulosos regalos para festejar su enlace matrimonial; recientemente trascendió a los medios que la reina Isabel planea regalarles a los enamorados nada más y nada menos que Adelaide Cottage, en propiedad del castillo de Windsor.

La pequeña 'cabaña' es un lugar simplemente asombroso. El que fue hogar del amante de la princesa Margaret, tiene un techo decorado con adornos del siglo XIX, una chimenea greco-egipcia de mármol puro, pero lo más importante, es la privacidad que posee y que sin duda alguna, encantará al principe Harry y a la duquesa de Sussex. Posee aproximadamente siete entradas y salidas que pueden usar los enamorados sin ser fotografiados por los paparazzi.

Previamente, la reina obsequió a los jóvenes una pequeña pero la confortable cabaña York Cottage, ubicada dentro de su casa de campo Sandringham House. La propiedad era la residencia de los abuelos de la reina, el rey Jorge V y la reina María, resultando ella heredera.

No se sabe cuándo se mudaran a la nueva vivienda, pero según diversos portales, ya la vieron y les encantó, por lo que se espera que se muden a ella próximamente. Para su boda, ellos pidieron que los invitados realizaran un aporte a distintas obras benéficas, pero la reina, insistió también en demostrarles su aprecio dándole esta joya arquitectónica.