Famosas que murieron y quizás no lo sabías: La actriz Natasha Richardson

La actriz murió repentinamente dejando un gran vacío en su familia, y en especial en su esposo el actor Liam Neeson.

La recordada actriz es conocida mundialmente por haber encarnado a la madre de Lindsay Lohan en la famosa película Juego de Gemelas (1998).

Richardson nació en Inglaterra el 11 de mayo de 1963 en el seno de una familia de grandes artistas. Era hija de la ganadora del Óscar Vanessa Redgrave y del fallecido director Tony Richardson, nieta del actor Michael Redgrave, sobrina de la actriz Lynn Redgrave, y hermana de la actriz Joely Richardson.

Durante su carrera participó en numerosas producciones cinematográficas, teatrales y televisivas. En 1998 ganó un Premio Tony por su actuación en Cabaret.

Su repentino fallecimiento tuvo lugar cuando comenzó con unas clases de esquí en la estación canadiense de Mont Tremblant, cerca de Canadá. Natasha se encontraba con sus hijos y un instructor deslizándose por la nieve cuando de repente se resbaló y sufrió una fuerte caída.

Al principio, el accidente parecía no tener mucha importancia. Solo el susto y un fuerte golpe en la cabeza, ya que aparentemente no presentaba ninguna herida externa e interna, sin embargo, fue inmovilizada por seguridad. Luego de un par de horas, la actriz empezó a sentirse muy mal.

Fue trasladada de urgencia a una clínica cercana y posteriormente al hospital del Sagrado Corazón de Montreal donde Natasha entró en estado de coma por un traumatismo craneal.

Su marido, el actor Liam Neeson, tomó la decisión de trasladar a su esposa en un jet privado a Nueva York, al hospital Lennox Hill. Allí, ante el estado de muerte cerebral, sus familiares decidieron desconectarla de los aparatos que la mantenían con vida. Falleció el 18 de marzo de 2009.

Cuando se supo la noticia de su fallecimiento se guardó un minuto de silencio en Broadway y en el West End londinense.

Natasha Richardson tenía 45 años y dejó un gran vacío en su familia, su esposo el actor Liam Neeson confesó en una ocasión que sufrió de depresión y adicción al alcohol por la muerte de su amada esposa. Unos años después, Neeson se recuperó y continuó con su vida y carrera cinematográfica.