Meghan Markle desafía a la corona con el vestido de su primer acto protocolar

Parece que la nueva Duquesa de Sussex no piensa acatar todas las normas y está lista para romper varias de ellas.

Sucedió el pasado fin de semana cuando Meghan Markle asistió a su primer acto protocolar, era el tradicional desfile 'Trooping the Colour' que marca el inicio del verano así como la primera celebración por el cumpleaños de la Reina Isabel II. Al evento asistió con su esposo, el príncipe Harry y ambos tuvieron que desfilar en carruaje así como aparecer por primera vez en el famoso balcón. Recordemos que en su boda ésto no sucedió así que sería la primera vez que vemos a la pareja saludando desde este lugar histórico.

Meghan usó un vestido en tono nude de Carolina Herrera, de hombros casi descubiertos que hacían contraste perfecto con su piel. El vestido con solapa de botones tenía la particularidad de mostrar parcialmente los hombros, cosa que está terminantemente prohibida, según el código de vestimenta establecido en las Normas de Protocolo del Palacio de Buckingham, sin embargo Meghan lo usó y realmente se veía preciosa.

Lo cierto es que la nueva Duquesa de Sussex ha cambiado varias reglas, las ha adaptado a su estilo y ha mantenido su esencia sin perder identidad, sin duda un ejemplo a seguir para todas esas mujeres que se ven presionadas en algún momento por la sociedad.