Demi Lovato le hizo una broma sexual a su guardaespaldas y sus seguidores la atacaron

Sus seguidores no estuvieron conformes con la broma, y se lo hicieron saber

Hace unos días Demi Lovato expresó a través de su cuenta en Twitter que se encontraba aburrida, por lo que decidió contestar preguntas de sus seguidores. La actriz y cantante pidió a sus fanáticos que interactuaran con ella durante un rato, pero nunca pensó que la situación se podía salir de control al responder una de las preguntas. Aparentemente, algunos de sus seguidores se sintieron ofendidos luego de una confesión.

“¡Ayúdenme, estoy aburrida! Pregúntenme cosas, ¡vamos a hacer un preguntas y respuestas!”.

Fue el primer tuit de la artista, y la reacción de sus seguidores fue inmediata. Evidentemente muchas de las preguntas tenían que ver con su vida privada y con los próximos proyectos en su carrera. Poco a poco, Demi, fue seleccionando las preguntas y respondiéndolas en su perfil. La pregunta que generó polémica fue la siguiente: “¿Cuál ha sido la mejor broma que has hecho?”, preguntó un tuitero. Fue la respuesta lo que genero polémica y recibió algunos comentarios negativos.

Demi Lovato

 

“Contraté a una ‘chica de la noche’ en Las Vegas y la envié a la habitación del hotel de Max (su guardaespaldas) para que lo sorprendiera. Ella entró a su habitación sin permiso y le agarró su ‘área’ y él se asustó muchísimo”, escribió junto a unas risas.

Según algunos de los usuarios de Twitter, la confesión de la ex chica Disney corresponde a un acoso sexual, ya que si alguien entró a una habitación sin permiso, y además toco las partes intimas de una persona sin su consentimiento, debía ser penalizado. Por otra parte, unos seguidores defendieron a la artista al decir que si realmente hubiese sido una ofensa para Max, ella nunca habría hablado públicamente de ese episodio.

Los comentarios sobre este tuit se generaron en cadena y sin control, tanto así, que la interprete de 'Sorry Not Sorry' borró la publicación. Sin embargo, ya habían muchas capturas de pantalla disponibles en la web, lo que seguía exponiendo la confesión de Demi. La cantante se defendió a través de la misma plataforma diciendo que no importaba lo que escribiera, igual algunas personas iban a ofenderse.

A pesar de que realmente ella no sentía que había faltado, decidió disculparse públicamente con aquellas personas que pudieron sentirse ofendidas por aquella confesión, que originalmente debía ser una anécdota graciosa para todos, y pudo ser una manera de conectarse aún más con sus seguidores.

Por su parte, Max, el guardaespaldas aprovecho la controversia para interrumpir la discusión y asegurar que él no se había sentido ofendido con la broma que le jugo la artista.